0Shares
0

Si no fuera por Su gracia y por Su amor, no estaríamos aquí respirando este aire tan suave que nos sopla, cuando suspiramos nos sentimos diferentes, ya que nuestro Dios nos da ese privilegio.

Él es quien cambia nuestro día a día, trayendo paz y alegría aun en medio de problemas, ilumina nuestro camino, hace brillar todo nuestro entorno. Este es nuestro Dios al cual debemos agradecer por tan enorme amor y misericordia.

¿Cómo no estar agradecidos de este gesto y amor de nuestro Dios? Recordemos algo muy importante, no debemos solo agradecer a nuestro Dios por las obras que Él hace por nosotros, ni porque Él ponga nuestro día a día a brillar, sino porque Él nos creó. ¿Quién como Él? Guardador de todas las cosas, omnipotente, impresionante, magnífico, sublime, fiel, y que guarda nuestras vidas cada día:

1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.

5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.

Génesis 1:1-6

Solo por esta maravilla que Dios hizo para nosotros debemos agradecer y glorificar Su Santo y bendito Nombre. Solo por estar vivos y por disfrutar de las bendiciones que él puso para nosotros desde la Creación, solo por eso debemos estar más que agradecidos con Él.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:
0Shares
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *