Pon a Dios primero este 2020

¿Qué tal fue tu vida el pasado 2019? Quizá avanzaste en muchas areas (económica, social) o quizá no lograste nada de lo que te trazaste en el 2018… Pero, la pregunta real es ¿te trazaste algo que tenga que ver con lo espiritual? La gente en la iglesia muchas veces se olvida cuál es su propósito verdadero en la vida. Nosotros como cristianos tenemos un propósito principal y es servir a Dios mejor cada momento de nuestras vidas y eso no quiere decir que no podamos tener metas, pero, la meta más pura es ser mejores cristianos.

¿Qué tan buenos cristianos fuimos el 2019? ¿Qué tanto odiamos el pecado? ¿Qué tanto amamos a nuestro prójimo? y todavía mejor ¿Qué tanto amamos a Dios? Y aún faltarían preguntas, las cuales nos harían recordar cómo año tras año no acabamos de ser mejores personas y mejores cristianos. Otra gran pregunta ¿Qué tanto predicamos el Evangelio? Las respuestas de estas preguntas nos pueden llevar a la conclusión de qué fue Dios para nosotros el pasado 2019 y cómo debemos hacer urgentemente que este 2020 no sea igual.

En este artículo no trataré de aumentar tu autoestima con frases cliché como: “Este 202o Dios mostrará su poder en ti”, “saldrás del desierto”, “Dios establecerá su reino”, etc. Esas son frases de fantasía y no la realidad, preguntarás ¿cuál es la realidad? La realidad es que la única palabra que necesitamos es que debemos poner a Dios primero este 2020.

Ya dejemos de recordar todo lo que fuimos, las horas que orábamos, lo temprano que llegábamos al servicio dominical, ¡olvidemos todo eso! Pero sí, recordemos el por qué dejamos de hacer todo eso, recordemos cómo el entretenimiento y las cosas de este mundo nos quitaron todo lo que hacíamos en el principio y volvamos de nuevo, volvamos de nuevo a tener ese gozo por la salvación, esa manera de servir a Dios, esa manera de amarle, de tenerle en primer lugar.

Nosotros no somos los únicos que hemos pasado por situaciones espirituales llenas de decadencia, hombres de la Biblia también pasaron por ello y debemos identificarnos con ellos, pero no para justificar nuestra flojera, sino para ver cómo a pesar de eso ellos volvieron a Dios.

El versículo de la Biblia que me encuentro más apropiado para esto es algo que dijo David:

Devuélveme el gozo de tu salvación y espíritu noble me sustente.

Salmo 1:12

¿No crees que quizá uno de los mayores problemas que atravesaste este 2019 es que perdiste el gozo de la salvación y aún no lo haz aceptado? David supo asumir que había perdido ese gozo, y al perder ese gozo había cometido pecados de los cuales se sentía avergonzado y le llevaban a reflexionar cómo había dejado de hacer lo realmente puro por otras cosas que no tenían que ver en nada con las cosas de Dios.

Sabemos que nuestro mundo actual nos lleva a estar afanados por las cosas materiales, pero, no permitamos que estas cosas les quiten el primer lugar a Dios. No permitamos que entre tantas cosas que tenemos por hacer nos hagan olvidar quién merece el primer lugar en nuestros corazones.

Pidamos a Dios que este 2020 nos permita tener un corazón nuevo que adore a Dios y le sirva como nunca antes. Que prediquemos el Evangelio con poder, que amemos a nuestro prójimo, y que amemos a Dios sobre todas las cosas.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *