A veces que no queremos reconocer que sin Dios no somos nada, las personas creen que sin la ayuda de Dios ellos pueden sobrevivir, pero no es así, Dios es quien lo puede todo, nosotros  no podemos con nuestras propias fuerzas.

Dios es quien lleva todas nuestras cargas, nos liberta de todo pecado, esto pasa cuando nos acercamos a Él, pero cuando no lo hacemos, esto nos ataca día tras día, hasta perder todo.

Por eso Jesús dijo algo muy importante:

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados,
y yo os haré descansar.

Mateo 11:28

Toda estas palabras dichas por el mismo Jesús nos dan a entender el amor de Dios hacia nosotros, a Él podemos ir con nuestras cargas, cansados y sedientos y no seremos rechazado por Él. Él es nuestro consolador, que nos sostiene y restaura nuestras vidas.

Dios estará con todos nosotros hasta el final, Él traerá paz y nos dará nuevas fuerzas cuando estemos afligidos. Dios en todo será nuestro ayudador, no dudemos de su poder y de su misericordia.

Estas cosas pasarán en nuestras vidas, si tomamos una decisión de seguir nuestro amado Señor, seremos restaurados, y nuestros pecados serán quitados, ese peso que te agobiaba, esa carga que te ponía mal cada día y esa tristeza que abarcaba todo tu ser haciendo que te desplomaras en lágrimas Dios la quitó para que seas libre de esas cargas puestas por el enemigo.

Por eso demos gloria a Dios cada día, por libertarnos, por quitar esas cadenas que nos ataban al mundo, que nos tenían ciegos y esclavizados. Pero un día vino Dios a nuestras vidas y quitó esas vendas y trajo luz a nuestros ojos.

Alabemos el nombre del Señor Dios Todopoderoso, rindamos a Él adoración porque Él bueno y porque para siempre es su misericordia, día a día Dios alumbra nuestros caminos y su paz llega y corre todo nuestro interior como un río de agua viva.

Nuestro último video

¿Peliculas cristianas que se van a estrenar en el 2020

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *