Pon tu esperanza en las manos de Dios

Qué bueno es cuando ponemos nuestras esperanzas en las manos de nuestro Dios, cuando confiamos plenamente en Él de todo el corazón, esto lo hacemos porque el Señor nos ayudará y nos mantendrá fortalecidos todo el tiempo.

Cada día debes tener puesta tu confianza en el Señor, porque cuando pones tu confianza en el Señor, tu vida cambia, porque Dios es tu esperanza y si ponemos nuestra esperanza en Él, todo obrará para bien en nuestras vidas.

Aunque estemos con el espíritu afligido, aunque todo a nuestro alrededor este derrumbado, debemos alabar al Señor, darle gloria y honra, porque Él no nos desampara.

El salmo 42 nos enseña claramente que nuestra esperanza debe estar puesta en Dios:

¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

Salmos 42:11

En los momentos de debilidad, cuando nuestro espíritu se aflige por situaciones que se presentan, cuando todo parece está perdido, no pongamos nuestra esperanza en los hombres que pueden fallar, pongamos nuestra esperanza en Dios que nunca falla, como dice en el versículo anterior: “Espera en Dios”.

Otro componente que debemos tomar en cuenta en esos momentos difíciles es la alabanza en Dios, así lo dice el Salmo 42:11 “porque aún he de alabarte”. Siempre mantengamos una alabanza en nuestros labios y nuestro corazón porque nuestro Dios nos sostendrá y nos ayudará a seguir adelante.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

2 comments on “Pon tu esperanza en las manos de Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *