Señor, sácianos de Tu misericordia

El salmo 90 es una poderosa oración hacia Dios, pero también momento de agradecimiento por la obra poderosa de Dios para con el pueblo de Israel, que de generación en generación Dios continuaba salvando al pueblo de Israel con Su mano fuerte.

Moisés, hombre escogido por Dios, para poder sacar y dirigir al pueblo de Israel de aquel lugar donde fueron esclavos por mucho tiempo, pidió a Dios que siga teniendo misericordia.

Ante todo este hombre pide que a Dios que le saciara de misericordia, ¿por qué? Porque siempre habían fallas delante de Dios por parte de un pueblo que no entendía lo que Dios estaba haciendo con ellos y las obras poderosas que Él estaba haciendo.

13 Vuélvete, oh Jehová; ¿hasta cuándo? Y aplácate para con tus siervos.

14 De mañana sácianos de tu misericordia, Y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días.

15 Alégranos conforme a los días que nos afligiste, Y los años en que vimos el mal.

Salmos 90:13-15

Humillado ante Dios, pedía que se volviera hacia ellos, que mirara hacia donde ellos estaban, que los llenara de misericordia, que cada mañana Su misericordia los pudiera acompañar.

Y decía que con alabanzas y cánticos exaltarían al Señor, se gozarán porque el Señor les ha dado de Su infinita misericordia, porque habían momentos que Dios dejaba que el pueblo caminara por camino extraño para que ellos aprendieran que sin su Dios no podían caminar solos por todo el desierto.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *