Siempre pidamos a nuestro Dios que nos examine, y que ponga nuestras vidas a prueba delante de Él, porque si Él nos pone a prueba, gracias a esa prueba seremos más fuertes, ya que conoceremos más y tendremos experiencias de todo el proceso que pasemos. Dios a través de esas pruebas nos ayudará en todo momento.

No temamos cuando seamos probados por Dios, mas bien demos gracias a Él, porque somos probados por Dios. El Señor no pondrá en nosotros carga que no podamos llevar, por eso confiemos a Dios todo lo que somos.

Dios, eres Tú quien conoces mi corazón, y todo mi camino, por eso te pido que si voy por un camino equivocado Tú me ayudes y me guíes por el mejor camino, que nos lleva a la salvación.

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos;

Salmos 139:23

El escritor de este salmo decía estas palabras, porque quería que todo lo que él hiciera delante de Dios saliera bien, y que si él andaba perdido en su caminar, entonces Dios le ayudara a ser guiado por el camino correcto.

Este hombre también pedía que todo su ser fuese examinado y que si en su corazón había algo que no era del agrado de Dios, que el mismo Dios le ayudara a quitarlo.

En realidad debemos ser probados por Dios porque como dijimos anteriormente, esto nos ayudaría bastante ya que conoceremos más del Señor y nos enseñará a que cuando tengamos alguna dificultad seremos fuertes para soportar esas dificultades.

Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

Salmos 139:24

Debemos pedirle a Dios que nos ayude a salir de los caminos que no le agradan y nos muestre el camino de la salvación y que nuestros corazones estén dispuestos a que podamos recibir la corrección y que aceptemos la ayuda de Dios.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *