Las personas fuera de los caminos de Dios, solo andan en sus propios deseos y sentimientos los cuales producen en ellos pensamientos malos y de continuo se hacen daños ellos mismos.

La misma palabra de Dios nos habla claramente que solo tenemos un Dios que, cuando venimos a Él, nos limpia y renueva nuestro espíritu, cambia todo de nosotros.

Una persona renovada en la presencia de Dios no practica las cosas que hacía antes porque ya ha sido renovada, ha sido despojada de todo el peso del pecado que día tras día le perseguía para que haga daño a las demás personas y para que también esa misma persona sufriera, pero cuando Dios llega todo cambia.

Dios recibe a todo aquel que viene donde Él, Su presencia renueva el corazón de las personas, cambia su lamento en baile y ciñe su rostro de alegría. Su actitud hacia sus prójimos cambia positivamente, porque cuando El maestro llega a la vida de alguien, todo cambia.

8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,

10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,

Colosenses 3:8-10

Después de haber cambiado nuestra vestidura vieja por una nueva, no debemos dejarla caer, sino ser renovados cada día en la presencia del Señor hasta que Él venga por nosotros, procurar que cada día seamos sabios en el Señor y nos cuidemos de no caer en aquel mundo de perdición.

Busquemos a cada momento el conocimiento del Señor para no desfallecer, y seguir firmes en la presencia de Dios, que es la que nos ayudará a ser fuertes y a estar llenos de esperanza.

Es difícil recibir una vestidura impecable y luego dejarla ir solo por no hacer un esfuerzo en nosotros mismos, es decir, dejar ir esa gracia que corre como un río de agua viva por todo nuestro interior.

Debemos recordar algo muy importante: Dios siempre está dispuesto ayudarnos a seguir hacia adelante, pero cambiaremos de vida y de ruta si estamos dispuestos a que Dios nos ayude. Por eso debemos ser obedientes y escuchar a Dios y seguir sus palabras, porque a través de ella somos renovados, ya que es una espada de doble filo, que corta todo lo que no es del agrado de Dios.

Así que, tu vida puede ser renovada en el Señor, todo tu ser puede ser cambiado, solo debes dar el paso y creer en El Señor, Él hará de tu vida una vida mejor. Pidamos renovación día a día en Señor.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *