Cada día debemos buscar la forma de acercarnos a Dios, porque si le buscamos a Él y escuchamos su voz, seremos salvos por Él. Dios es quien nos muestra el mejor camino, Él es quien nos muestra el mejor camino.

Dios es el salvador de nuestras almas, por eso no debemos rechazarle. Dios conoce todo de toda su creación, estemos atentos a su llamado y no dudemos, porque si Él nos llama es porque nos quiere salvar del peligro que nos asedia.

Es importante que día a día escuchemos su dulce voz, recuerda que Dios es tu protección, el que salvará tu alma de las garras del maligno.

No tengas miedo a la hora del llamado de Dios, porque esa voz que escuchas no te hará daño porque es la dulce y poderosa voz de Dios que te llama para salvarte de los que te quieren hacer daño.

A veces estamos andando en un camino errado y Dios está viendo que por ese camino podemos caer al vacío, entonces Él viene y nos llama y nos advierte del peligro y nos muestra el camino donde tendremos salvación y vida eterna, porque Él nos cubrirá con sus manos y nos sostendrá y te librará de todos los que vienen a hacernos daño.

Debemos confiar en Dios a plenitud, porque cumple lo que promete. Acércate a Él, pon toda tu confianza en Él y no estarás inseguro porque Dios será tu protector y ayudador, tus fuerzas no vienen de ti, sino de Dios que te guarda cada día, Él es aquel que tiene misericordia de ti.

Un Dios soberano que no rechaza la oración ni el clamor de aquel que le busca de corazón, por eso ¡oh Dios!, responderé a tu llamado.

Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma;
y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

Isaías 55:3

Si inclinas tus oídos para escuchar a tu Dios, entonces vivirás, porque a veces Dios tiene una advertencia para nosotros sus hijos, pero si ignoramos su voz podemos ser destruidoS por no escuchar la voz de Aquel que conoce y creó todo.

En aquel tiempo Dios le hacía un llamado al pueblo de Israel para que inclinara su oído a Dios, ya que el pueblo tenia muchos enemigos a su paso. Pero en ocasiones el pueblo ignoraba a Dios y entonces venían sus enemigos y les vencían por no obedecer a Dios.

Por eso es bueno que estemos atentos al llamado de Dios, que inclinemos nuestros oídos para poder escuchar la dulce voz salvadora de nuestro Dios. Dios hace esto con nosotros es porque Él nos ama y quiere guardarnos, así que escuchemos su voz.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *