El cristianismo es como una carrera, como esas competiciones que hacen los atletas, ellos siempre luchan para correr bien esa carrera, para quedar en primer lugar y así poder ganar el premio final. Otra cosa que se puede destacar es que su mirada siempre está puesta en la meta, también comen muy saludable y practican toda su vida para ganar. Amados hermanos, así mismo es el cristianismo, corremos esta carrera y debemos hacerlo bien porque al final nos espera una corona.

El apóstol Pablo dijo:

24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.

25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.

26 Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,

27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

1 Corintios 9:24-27

Pablo pone un excelente ejemplo, una carrera en un estadio, varias personas corriendo por el mismo premio, pero solo uno puede obtener el premio. El apóstol nos dice que corramos esta carrera de tal manera que podamos obtener el premio. Aquí podemos hacer una parada en la frase “de tal manera”, es como si Pablo estuviera diciendo: “Recuerden todo lo que les he dicho del cristianismo, de cómo vivirlo, pues, vivan de esa manera, a fin de obtener la corona de vida”.

Y como hemos dicho anteriormente, estas personas se abstienen de muchas cosas para poder correr bien, y lo mismo nos toca a nosotros, abstenernos de ciertas cosas para poder correr bien. Oh amados hermanos, ¿nos estamos absteniendo de ciertas cosas para correr bien esta carrera?

Nosotros corremos, pero no esperando un premio que luego será olvidado y cogerá polvo en las repisas de nuestras casas. Corremos una carrera que involucra un premio eterno, y por eso nuestra carrera es una buena carrera.

Así que amados hermanos, corramos bien esta carrera de la fe, sabiendo bien que obtendremos el mejor premio.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *