Cuando nos encontramos en una plena necesidad, debemos recurrir a nuestro Dios, ya que Él es quien nos puede ayudar, nos puede levantar y dar nuevas fuerzas.

Solo pongamos toda nuestras confianza en Aquel que desde antes de la creación nos amó. Él es Dios, solo Él nos puede libertar y salvar nuestras vidas, darnos aliento y ayudarnos a seguir adelante en su nombre que es nombre sobre todo nombre.

Por eso es bueno que cada día acudamos a Él, con una oración continua, hacia ese Dios amable y bueno, bondadoso y que su misericordia día tras día está sobre nosotros.

Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra.

Salmos 119:28

Aún estando sus Palabras frente a nosotros podemos decir que ellas nos sustentan y nos muestran todo lo que necesitamos para seguir adelante.

Es bueno buscarle no por lo que Él hace por nosotros, ni por sus maravillas, sino por lo bueno que Él es, por sus misericordias, porque aún nosotros siendo malos Él nos amó y nos cuida, nos restaura y nos libreta de todo cautiverio, y puso sus Palabras delante de nosotros para que día a día sepamos que en Él somos más que vencedores.

Al estudiar sus Palabras nos podemos dar cuenta que en ellas Él habita porque cada una de ellas fueron inspiradas por Él a los santos. Cuando nos sintamos sin fuerzas debemos recurrir a ellas.

Antes de ir a donde donde una persona a buscar refugio, ve donde Dios, Él tiene la mejor Palabra para ti. No confíes en hombre porque solo Dios te puede fortalecer en momentos críticos y de necesidad, cuando ya no puedas, Dios te dice: “Yo te levanto y te doy nuevas fuerzas para que continúes hacia adelante, solo confía en mí”.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 1 Comment

  1. Señor Dios todo poderoso té alabo esta mañana y te doy grasias por la vida por el ser por el aire que respiro por el sustento de este día por ese sol que sale cada mañana por que aún los pajarillos de alaban temprano y yo quien soy para no aserlo soy polvo señor no olvides que soy polvo dame fuerzas para luchar en medio de la angustia
    Grasias mi Dios amen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *