Dios siempre debe ser nuestra porción, Él es quien nos sustenta y nos sostiene todo el tiempo. Él es quien nos ayuda y en los momentos de debilidad nos fortalece y nos llena de Su Palabra de vida.

Esta porción nunca debemos de rechazarla porque esta es la que siempre nos mantendrá atento a todo las cosas que nos quieren hacer daño. Confiemos en Él.

A veces tendemos a desfallecer, pero en vez de recurrir a Dios, recurrimos a mortales que solo nos escucharán y nos darán una opinión errada de lo que ellos en verdad quieren saber.

Mi carne y mi corazón desfallecen;
Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.

Salmos 73:26

Es bueno escuchar unas palabras alentadoras en momentos cuando estamos afligidos, cuando ya no podemos más, cuando aún nuestra carne está abatida y nuestro espíritu desfallece.

Sólo Dios puede enviarnos esa porción que nos hace volver en sí, que nos ayuda levantarnos de y a seguir en pie de batalla. Esa Roca que es Dios, fortaleza nuestra es, porque no hay una persona que vaya delante de Él y Él le rechace. Dios no rechaza un espíritu contrito y humillado, ni lo desprecia.

El salmista siempre depositaba toda su confianza en el Señor, Él era su refugio, aunque tuviera luchas y aflicciones, con todo y esto él le alababa y glorificaba.

Es que debemos entender cada día que si no ponemos nuestra alma y espíritu en las manos de Dios, pues no estaremos seguros, Dios es nuestra fortaleza y confianza. ¿En quién más podemos confiar sino en Él?.

Un hombre bajo la guarda de otro hombre no está seguro, pero si está bajo la confianza y seguridad de Dios, él estará más que seguro. Dios es Dios y debajo de Él no estaremos inseguros porque Él nos protege y cada día nos dará de su porción. Si estás sujetado a la Roca de salvación que es Dios, entonces no te sueltes, porque con Él seguirás seguro en todo tu camino.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *