La Biblia nos enseña que Dios mira al altivo de lejos, pero al humilde de cerca (Salmos 138:6). Por ende, si somos verdaderamente cristianos o hijos de Dios debemos ser humildes en todo el sentido de la palabra.

El apóstol pablo escribió a los Filipenses:

1 Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia,

2 completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.

3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;

4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

Filipenses 2:1-4

Pablo inicia este capítulo diciendo “Por tanto”, lo que quiere decir que el mismo es un seguimiento del capítulo anterior, en el cual Pablo les escribió:

15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad.

16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones;

Filipenses:1:15-16

Lo que quiere decir que dentro de la iglesia de los filipenses estaban ocurriendo una serie cosas por las cuales el apóstol les tuvo que reprender. Por esto, confiado de que no todo estaba perdido dentro de la iglesia de Cristo con la actitud de algunos, como él mismo describe, que algunos predican a Cristo por envidia y contienda, aún así tenía la certeza de que allí podía quedar algo espiritual les pide: “Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa”.

¿Se imagina usted lo difícil que es la vida de un líder, las preocupaciones que tienen que sufrir, muchas veces el desánimo y el comportamiento de algunos hermanos dentro de la iglesia, al punto que a veces tienen que rogar que por favor vivamos unánimes y sin contiendas?.

Somos el cuerpo de Cristo y debemos velar los unos por los otros, no buscando lo suyo propio, sino interesandonos por nuestros hermanos en la fe, no intentando ser altivos, sino revestidos de toda humildad, porque esto es de agrado delante del Señor.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *