A menudo vemos dentro de nuestras congregaciones personas que no pueden cumplir con lo básico (puntualidad, asistencia, participación, etc) y esas mismas personas, cuando se les asigna un puesto de responsabilidad, entonces quieren oprimir a los servidores que están a su cargo, imponiéndoles a los mismos cargas que ni ellos mismos pueden llevar.

En una ocasión Jesús confrontó a los fariseos y a los escribas, por la actitud de ellos de mostrar obras delante de los demás y no querer limpiar su interior. En dicha confrontación un intérprete de la ley se sintió aludido y le dijo a Jesús que sus palabras también los afrentaba a ellos, a lo que Jesús respondió:

Y él dijo: ¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley! porque cargáis a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aun con un dedo las tocáis.

Lucas 11:46

Los intérpretes de la ley interpretaban la ley de una forma que ni ellos mismos podían llevar a cabo lo que decían. A continuación ponemos algunos ejemplos de cómo ellos interpretaban la ley:

— Se enseñaba que en día de reposo, no se podía llevar algo en la mano derecha o en la izquierda, en el pecho o en el hombro. Pero sí lo podías llevar con el dorso de la mano, con el pie, con el codo, en el oído, el pelo, en el dobladillo de la camisa, en el zapato o en la sandalia.

— Tampoco se podía hacer un nudo en el día de reposo, pero la mujer sí podía hacer un nudo en su cinturón. De manera que, si había que sacar un cubo de agua de un pozo, no se podías atar una cuerda al cubo. La solución era que una mujer ate su cinturón al cubo para así sacarlo del pozo.

— También, en el tiempo de Moisés se le había ordenado al ejército de Israel hacer sus necesidades fisiológicas fuera del campamento para mantener ese lugar puro (Deuteronomio 23:12-14). Los rabinos tomaron esto y lo combinaron con el Sabbath, de manera tal que hasta prohibían ir al baño en el día de reposo.

Muchos líderes de iglesia exigen asistencia, exigen puntualidad, exigen compromiso, quieren que todos participen de todos los programas que ellos hacen, pero una vez que ya no tienen el cargo y pasan a ser uno más de la membresía, entonces no aparecen ni en sueños.

Amados hermanos, sí hay que ser puntuales y participar de los diversos programas que se elaboran en nuestras congregaciones para el crecimiento de las mismas. Pero la próxima vez que tengamos una responsabilidad de liderazgo en alguna tarea y queramos exigir algo, antes pensemos: ¿Yo cumpliría con eso si fuera un miembro en vez de un líder?

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 1 Comment

  1. Hola buenas noches sólo quería decir que yo epecado e hecho cosas malas robe, menti, engañe más cosas se donde meresco estar sufriendo por todo lo que yo ise

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *