Es muy conocida la historia de cuando Nicodemo le preguntó a Jesús : “¿Cómo puedo yo siendo adulto volver a nacer?”. Y es que la Biblia siempre ha insistido con lo que es el nuevo nacimiento, nueva criatura, nacer de nuevo, etc. Recordemos algo muy importante, nosotros somos herederos del pecado adámico, pero, Cristo nos reclamó a un precio muy alto, el cual es morir por nuestros pecados y exactamente eso es lo que nos hace nacer de nuevo.

La Biblia dice:

18 El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

Santiago 1:18

¿Cuál es la palabra de verdad? El evangelio es la palabra de verdad, Jesús es la palabra de verdad, y es que no existe otra verdad que pueda hacer a los hombres libres, por eso Jesús expresó: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). ¿A cuál verdad se refiere Cristo? Se refiere a Él mismo, no existe otro nombre bajo el cielo en el que podamos ser salvos sino en el nombre de Jesús. A nuestro Señor se le ha dado un nombre que es sobre todo nombre para que toda rodilla se doble y confiese que Él es el Señor.

Los hombres crean instituciones para contribuir a que las personas dejen los vicios, pero debemos comprender algo y es lo espiritual, hay ataduras en los hombres que solo Dios los puede libertar y esto se logra cuando Cristo llega a nuestras vidas y es allí donde Él nos hace nuevas criaturas, nacidos de nuevo por su Santa Palabra.

Somos más que privilegiados de que su Santa Palabra nos haya hecho nacer de nuevo y es por eso que disfrutamos del más grande deleite: “Pertenecer al cuerpo de Cristo”.

This article has 15 Comments

  1. Que bendición es poder tener el nombre de Jesús en nuestras vidas, y saber que debemos cuidar esta salvación tan grande que nos a favorecido

  2. Señor se le no Noy cómo tú quisiera que sea pero te doy las gracias xq no soy como era antes que apesar de ay beses fallo tu nunca me abandones te amo mi señor Jesucristo mi padre tú eres puro amor en mi vida xq me as dado la luz y la paz gracias señor mío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *