Con todo el caos y la confusión en el mundo, muchos se están preguntando dónde está Dios. Y aunque muchos cristianos confían en que Dios está allí porque prometió no abandonar nunca a su pueblo, hay algunos que vacilan en su fe porque no pueden sentir su presencia o su amor.

Esto me lleva a la pregunta formulada por el título de este artículo: ¿es normal ser cristiano y todavía no ser capaz de sentir a Dios a veces? En resumen, sí.

¿Es normal?

Como cristianos se nos dice que vivamos por la fe y no por vista. La fe se define en la Biblia como “La certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (ver Hebreos 11: 1). La fe va más allá de lo que es obvio y se puede ver, así como lo que se siente.

Hombres y mujeres de fe tenían sus propios momentos de debilidad. David, por ejemplo, tuvo sus propios tiempos. En el Salmo 13 leemos cómo expresó su anhelo por la salvación de Dios:

1 ¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?
¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

2 ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma,
Con tristezas en mi corazón cada día?
¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?

3 Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío;
Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte;

4 Para que no diga mi enemigo: Lo vencí.
Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.

Salmos 13:1-4

Incluso el Señor Jesús fue incapaz de sentir a su Padre mientras Él colgaba en la cruz con el peso de nuestro pecado (ver Isaías 59: 2, 53: 4-6). Consideremos a Mateo 27:46 que dice:

Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

La fe que sobrepasa las emociones

Es normal que los cristianos no podamos sentir a Dios a veces. Nuestra relación con Él no se basa en un sentimiento; Ni nos obliga a sentirlo. La fe va más allá del sentimiento – en realidad la fe debe dominar lo que sentimos.

Considera lo que David declaró al final del Salmo 13, después de clamar por la salvación:

5 Mas yo en tu misericordia he confiado;
Mi corazón se alegrará en tu salvación.

6 Cantaré a Jehová,
Porque me ha hecho bien.

Salmo 42:5-6

Considera también cómo los hijos de Coré usan su fe para luchar contra lo que sienten:

9 Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí?
¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo?

10 Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan,
Diciéndome cada día: ¿Dónde está tu Dios?

11 ¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.

Salmo 42:9-11

Confía en Dios, no en los sentimientos

Amigos, debemos aprender a confiar en el Señor, no en nuestros sentimientos. Es posible que no podamos sentirlo a veces, especialmente cuando estamos en medio de problemas, pero Él siempre estará allí tal como lo prometió.


By: christiantoday.com

Traducido por: Restablecidos.com

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *