0Shares
0

En nadie más y solo en mi Amado Señor debo confiar, Él eres mi sustento y mi ayudador, el que guarda mi vida de todo peligro, por eso es bueno que nuestra confianza esté depositada en Dios y solamente en Dios. No dudemos de todo lo que Dios puede hacer en nuestras vidas.

La confianza en Dios es algo vital en el creyente, es algo que no puede faltar en nosotros, porque siempre tenemos que confiar en Dios. En la antigüedad los grandes hombres de Dios siempre tuvieron su confianza puesta en Él.

Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.

Isaías 26:4

Estar en perfecta paz en el Señor es lo mejor que nos puede pasar, por eso es que el mismo Dios nos manda a que siempre confiemos en Él, en nadie más podemos confiar sino en Él.

Dios es quien nos hace descansar en nuestros nuestros momentos duros. El versículo que vimos en este artículo nos ordena a confiar en Dios para siempre ¿Por qué? Porque cuando aumentamos nuestra confianza en Dios, las cosas serán diferentes, que aunque veamos escasez en nuestro hogar, aunque hayan conflictos, Dios estará con nosotros y nos dará la salida a esa situación.

¿Estamos nosotros dispuestos a creer fielmente en el Señor, que aunque las cosas sigan de mal en peor creamos en Él? No dejemos de hacerlo, porque así como Dios ha ayudado a todos aquellos que creyeron en Él, también lo hará contigo porque tú también crees fielmente.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:
0Shares
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *