Aprendamos a alegrarnos aún en la escasez

En la vida nos llegan diferentes dificultades, estas a veces nos desenfocan de la voluntad divina de Dios, nos hacen que dejemos de confiar en el Señor.

Afirmemos cada día nuestros pasos delante del Señor, creyendo en Él de todo corazón, pidiendo que Su voluntad sea nuestra prioridad en nuestras vidas, y que ante todo sigamos Sus pasos porque nuestro sustento viene del Señor nuestro Dios.

Aunque estemos en momentos malos, esa escasez que viene a nuestras vidas, viendo que ya no podemos más, que se agotaron nuestras fuerzas, donde nuestros hijos están hambrientos, sin techo, no desmayemos porque Dios está con nosotros y nos dejará morir en ese proceso. En la carta del apóstol Pablo a los filipenses encontramos una gran enseñanza:

No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.

Filipenses 4:11

Pablo había pasado por distintas situaciones económicas, tanto de abundancia como de escasez, y en todas ellas él sabía estar contento. ¿Tu felicidad depende de tener cosas materiales? Pablo incluso en la misma cárcel cantaba himnos al Señor (Hechos 16:25). ¿No puedes tú hacer lo mismo en los momentos de escasez en tu hogar?

Por eso hermanos, seamos sabios, estemos gozosos todo el tiempo, sin importar que estemos pasando por nuestro peor momento, gocémonos y alegrémonos delante de la presencia de nuestro Dios que está en los cielos, pues Él llegará en el momento preciso para cubrir nuestras necesidades.

Acércate a Dios y Él se acercará a ti
Ser moroso es pecado
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

1 comment on “Aprendamos a alegrarnos aún en la escasez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *