Debemos saber que la victoria es del Señor y que solo Él la puede dar, no importa las adversidades por las cuales estés pasando, si Dios dijo te dará la victoria, Él lo hará por encima de cualquier circunstancia.

Si queremos obtener la victoria de nuestro Dios, debemos seguir al Señor, porque todo aquel que le sigue puede obtener la victoria de nuestro Dios grande y fuerte.

Seguir al Señor nos hace sentir más seguros, nos hace ser personas diferentes ya que cuando llegamos a los pies del Señor, pensamos diferente, caminamos diferente, y todo lo que hagamos en el Señor prosperará.

Muchos ejércitos del pueblo de Israel que pelearon en la antigüedad pudieron vencer en el nombre del Señor porque seguían al Señor con sus corazones, eran obedientes ante los mandatos del Señor y por eso recibían la victoria.

En todas la batallas a donde iban, estos guerreros del Señor salían vencedores, ya que el mismo Dios estaba con ellos:

Estos son los reyes de la tierra que los hijos de Israel derrotaron y cuya tierra poseyeron al otro lado del Jordán hacia donde nace el sol, desde el arroyo de Arnón hasta el monte Hermón, y todo el Arabá al oriente:

Josué 12:1

Qué maravilla poder leer sobre estas grandes hazañas que pudieron hacer estos grandes hombres de Dios, como lo fue Moisés y el ejercito de Israel, estos pelaron con un sinnúmero de guerreros de otras naciones, pero Dios siempre les daba la victoria al pueblo de Israel.

También podemos ver el caso de Josué:

Y estos son los reyes de la tierra que derrotaron Josué y los hijos de Israel, a este lado del Jordán hacia el occidente, desde Baal-gad en el llano del Líbano hasta el monte de Halac que sube hacia Seir; y Josué dio la tierra en posesión a las tribus de Israel, conforme a su distribución;

Josué 12:7

Esta es la victoria que da nuestro Señor, sigamos sus pasos y seremos victoriosos porque solo Él nos dará la victoria.

This article has 1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *