Toda palabra que sale de la boca de nuestro Dios es de gran bendición y también nos conduce día a día y nos hace sentir seguros. Por eso debemos estar confiados porque Sus palabras son fieles y verdaderas.

Tenemos que recordar algo muy importante, es que estas palabras no vienen de hombre, sino de Dios hacia nuestras vidas, y que cuando esas palabras llegan podemos sentir un gran refrigerio y un aliento a nuestro espíritu.

Por su palabras es que somos dirigidos, tanto que cuando viene el enemigo en contra de nosotros, somos asegurados y cuidados por nuestro Dios quien a través de Sus Santas Escrituras sabe decirnos dónde está el peligro.

La palabras del Señor nos hacen descansar y estar tranquilos, porque todo aquel que confía en Él y las practica, tendrá un cambio en su vida.

Encamíname en tu verdad, y enséñame, Porque tú eres el Dios de mi salvación; En ti he esperado todo el día.

Salmos 25:5

En el salmo 25 podemos ver que el salmista estaba pidiendo a Dios por dirección, protección y perdón. El salmista está pidiendo esto porque teniendo la Palabra de Dios en su vida estaría seguro.

Debemos estar más que claros que con la palabra de Dios nos sentimos más que seguros, confiados, alegres, ¿Por qué? Porque teniendo Sus Palabras comprenderemos y entenderemos que en nuestro Dios está la vida y luz a nuestros ojos.

This article has 1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *