Alabaré a mi Señor, porque Él sigue siendo mi guía y mi refugio

Alabar a Dios es nuestro deber, porque todo lo que somos y aún lo que tenemos es porque Él ha sido bueno y lo ha permitido. Él nos ha bendecido grandemente, demos gloria porque nuestro Dios soberano siempre está presente.

Glorifiquemos el nombre de nuestro grande y poderoso Dios, porque Él es nuestro guía en nuestro caminar día tras día. El Señor nos cuida en la trayectoria que llevamos, sea al trabajo, a la universidad, a cualquier otro lugar donde nos dirijamos. ¿Cómo no levantar nuestras manos para dar gracias a nuestro Dios, dando alabanzas y cantando himnos de gloria a Su santo y bendito nombre?.

Cantaré al Señor, anunciaré que no hay otro como Él, lo alabaré siempre ya que Él es mi refugio y en nadie más me podré refugiar sino en mi Padre celestial. Por eso mis cánticos dirigiré hacia Él porque Él es El Dios de mi salvación, el que me sustenta cada día.

¿Cómo me quedaré callado delante del Dios que ha creado todas las cosas? Él es mi Rey y Salvador eterno. Con mi boca daré cánticos nuevos y cantaré de Sus grandes hazañas delante de nosotros. Dios no se aparta de nosotros, sigue siendo fiel y nos ayuda.

7 Jehová es mi fortaleza y mi escudo;
En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón,
Y con mi cántico le alabaré.

8 Jehová es la fortaleza de su pueblo,
Y el refugio salvador de su ungido.

Salmos 28:7-8

El salmista, además de hacer plegarias, también daba cánticos de alabanzas a Dios porque Dios era quien le sostenía, le cuidaba y le ayudaba, pues mira como dice en los versículos anteriores, que su corazón confió y fue ayudado. Alabemos a Dios por Su ayuda y refugio, confía en Dios y no dudes de Él porque Él seguirá siendo tu refugio y tu ayudador.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

1 comment on “Alabaré a mi Señor, porque Él sigue siendo mi guía y mi refugio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *