El propósito de la ley

No debemos confundirnos respecto a la ley del antiguo testamento, ya que esta sirve para mostrarnos lo que es pecado, pero lo más importante es saber que esta no nos puede salvar del pecado, de la muerte y del infierno. En cambio, Jesucristo, un pacto mejor, Él si pudo liberarnos del infierno.

Veamos que nos dice la Biblia:

19 Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador.

20 Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.

21 ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley.

22 Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

Gálatas 3:19-22

¿Para qué sirvió la ley? Esa respuesta es sencilla: “Para mostrar lo que es pecado o para señalar el pecado y castigarlo”. Es lo mismo que al día de hoy tenemos leyes en nuestros países, ejemplo, una persona que roba tiene que ir a la cárcel porque robar es malo, y especialmente eso es de lo que la ley se encargaba, de mostrar el pecado, pero no tenía el poder de sanar ese pecado.

Ahora, prestemos mucha atención al verso 22, que dice: “La Escritura lo encerró todo bajo pecado”. Oh amados hermanos, ese cuadro de prisión que pinta el apóstol Pablo aquí es en el que usted y yo estabamos presos, y esa cárcel es el pecado.

¿Cómo hemos sido liberados de esa cárcel? Mediante la promesa que es por fe en Jesucristo a cada persona que cree en Él.

Que esa fe en nuestro Señor nunca sea debilitada, que sigamos creyendo en Él siempre, que nada ni nadie nos atemorice, porque Él es fiel para mantenernos firmes hasta Su venida.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *