Dios nos guarda de nuestros enemigos

Hermanos, demos gracias a Dios por Su gran misericordia y por el cuidado de Dios con nosotros, alabemos Su nombre porque Su amor y Su poder nos guardan cada día de nuestros adversarios, de aquellos que cada día buscan la forma de hacernos daño, nuestro Dios cuida y guarda nuestra entrada y nuestra salida.

Él es nuestro escudo protector, refugio nuestro es Él, en nadie más nos podemos sostener sino en nuestro Dios grande y fuerte, Él es quien nos ayuda a vencer nuestros miedos para poder combatir a nuestro enemigos.

Mi ayuda, mi socorro viene de Ti Señor. Estas palabras alentadoras las podíamos ver en algunos escritos del salmista David, reconociendo que Dios era el único que le podía ayudar cuando se encontraba en problemas con sus enemigos.

4 Tú, oh Dios, eres mi rey; Manda salvación a Jacob.

5 Por medio de ti sacudiremos a nuestros enemigos; En tu nombre hollaremos a nuestros adversarios.

6 Porque no confiaré en mi arco, Ni mi espada me salvará;

7 Pues tú nos has guardado de nuestros enemigos, Y has avergonzado a los que nos aborrecían.

Salmos 44:4-7

Este salmo está escrito de las liberaciones que hubo en los tiempos donde el pueblo de Israel se encontraba en terrible cautiverio, pero que también a la vez fue liberado por Dios, y que habla de las pruebas presentes.

También podemos observar que este Masquil de los hijos de Coré habla de todas las pruebas y las dificultades que vivieron sus padres en aquel momento, y ellos recordaron que solo Dios pudo traer liberación sobre ellos y sacarlos de aquel lugar con mano fuerte, los ayudó a vencer a las demás naciones. Dios es poderoso y nuestro ayudador, confiemos plenamente en Él.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *