Caminando sobre la roca firme

La roca firme es nuestro Señor. Por Él podemos caminar confiadamente, ya que si caminamos en esta roca, nunca nos caeremos en el vacío.

Por ejemplo, cuando construimos una casa en tierra que no es firme, ¿que pasaría? Pues la casa se hundirá poco a poco, pero cuando edificamos esta casa encima de tierra fuerte y firme, es muy difícil que la casa se hunda o se caiga, porque supiste construir en buena tierra o en encima de una roca que es totalmente firme.

Es por eso que hacemos una breve comparación de quién es nuestro Señor para nosotros, Él es nuestro sustento y quien nos cuida día tras día, por eso debemos confiar plenamente. Dios es nuestro consejero nuestro ayudador, solo Él es quien guía nuestro caminar, quien afirma nuestro paso es El Señor de los ejércitos.

En el libro de los salmos, encontramos una plegaria de David hacia Dios, para que Dios le ayude y le dé una respuesta, pero veamos el llamado que está haciendo David en este salmo:

28 A ti clamaré, oh Jehová. Roca mía, no te desentiendas de mí, Para que no sea yo, dejándome tú, Semejante a los que descienden al sepulcro.

Salmos 28:1

Podemos observar que aparte de que David está  clamando a Dios por su gran bondad y su gran misericordia, pero en este salmo podemos ver que David también rinde alabanzas a Dios, esto dice David: “A ti clamaré, Roca mía”, o sea, el Señor es nuestra Roca y debemos siempre confiar en Él.

Por eso es bueno que cada día, podamos estar sobre la Roca firme, caminar sobre la Roca que es nuestro Señor, porque si confiamos en esta Roca fuerte y firme no nos derrumbaremos porque El Señor es quien nos sostiene.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

1 comment on “Caminando sobre la roca firme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *