Bienaventurado el que piensa en el pobre

Consideremos el siguiente versículo bíblico:

Bienaventurado el que piensa en el pobre;
En el día malo lo librará Jehová.

Salmo 41:1

La palabra pobre aquí es mucho más amplia que pobreza económica, estamos hablando de pobreza en toda su plenitud. La idea aquí es tratar con el débil o indefenso en general. Obviamente para David el dar a los pobres no es lo único que marca a una persona piadosa, pero esto sí era muy significativo y nos podríamos dar cuenta a través de muchos versículos de la Biblia.

En medio de situaciones adversas debemos mostrarnos como personas piadosas que en realidad han conocido al Señor, por consiguiente debemos practicar la generosidad. Por lo cual, tenemos enfrente dos tipos de personas pobres, el que no tiene dinero para comprar alimentos y aquel pobre que lo es espiritualmente, mentalmente, en el conocimiento y en la esperanza.

Hay varios puntos que podemos tomar en consideración respecto al pobre y su situación:

  • El que piensa en el pobre confía en Dios, dispuesto a dar parte de sus recursos
  • El que piensa en el pobre da no para que los demás lo sepan, sino para que esa persona esté bien
  • El que piensa en el pobre tiene un corazón generoso porque reconoce que todo lo que tiene pertenece a Dios
  • El que piensa en el pobre da sin pensar en recibir nada a cambio
  • El que piensa en el pobre da sin pensar si alguna vez le han ayudado o no

Jesús también habló sobre el dar:

A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva.

Lucas 6:30

Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.

Mateo 19:21

Y por último, el apóstol Pablo también dijo algo hoy solemos decir mucho:

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

2 Corintios 9:7

Así que, cuando vayas a dar una ayuda a un necesitado, no pienses en la recompensa que podrías recibir, tampoco lo hagas pensando que vas a tener menos por darle a otro, más bien piensa que es un deber de un buen cristiano extender una mano amiga al que la necesita.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *