Hijos y herederos de Dios

El decir que somos «hijos de Dios» y «herederos» a la vez es algo maravilloso. Imagine usted por un momento que el presidente de su país decida ser su mejor amigo, usted lo primero que pensaría es que por qué usted, que no lo merece, etc. Entonces, esto es mucho mayor, porque no se trata de un presidente o famoso, es acerca del ser más imaginable que existe.

Somos hijos y herederos de Dios, y así la Biblia lo describe:

15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!

16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Romanos 8:15-17

¿Hemos recibido espíritu de esclavitud? No, sino que el mismo Jesús nos ha dado espíritu de libertad al nosotros creer plenamente en Él. De manera que, somos personas sumamente confiadas en la tempestad, así como cuando los discípulos estaban en la barca en plena rudeza del mar, pero Jesús estaba con ellos, ¿por qué temer si Jesús estaba allí?

El versículo 17 dice que el Espíritu de Dios da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. No es ir a la iglesia lo que da testimonio de que somos hijos de Dios, no es ofrendar, las misiones, etc, aunque todo lo mencionado es importante.  Pero esto de ser hijos de Dios es el mismo Espíritu de Dios que testifica que realmente somos hijos de Dios.

Y si somos Sus hijos, entonces tenemos una herencia de nuestro Padre. Y no se trata de una herencia terrenal, sino de una morada eterna que Él preparó para nosotros.

Te animo a que sigas confiando plenamente en Dios, pues somos Sus hijos, y si somos Sus hijos, ya no tenemos temor, y tenemos una herencia en Él.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

1 comment on “Hijos y herederos de Dios

  1. 08-25-2020
    Buen día!
    Bonito artículo! Nos recuerda que somos hijos de Dios por lo tanto sus herederos y coherederos con Cristo del Reino de los Cielos.
    Vale la pena dejar las cosas de este mundo que son pasajeras y concentrarnos en ser herederos de los que nuestro Padre Celestial nos ofrece.
    Feliz día! Dios les cuide y bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *