Mi alma espera al Señor

El mundo vive con diferentes tipos de esperanzas, algunos en religiones falsas, otros en ellos mismos y algunos en nada. Nosotros vivimos con una esperanza que no falla, porque nuestra esperanza se encuentra en el Dios Todopoderoso.

El salmista dijo:

5 Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; En su palabra he esperado.

6 Mi alma espera a Jehová más que los centinelas a la mañana, más que los vigilantes a la mañana.

7 Espere Israel a Jehová, porque en Jehová hay misericordia, y abundante redención con él;

8 Y él redimirá a Israel de todos sus pecados.

Salmos 130:5-8

La palabra esperar puede sonar difícil, en ocasiones hasta se nos agota la paciencia esperando algo, pero hay una espera que vale la pena, y es el Señor.

En cualquiera que fuera nuestra necesidad, circunstancias y problemas, nuestra primera solución debe ser esperar en Dios y en su fuerza. Hay cosas contra las que no podemos luchar con nuestra fuerza humana y es ahí donde debemos ser pacientes y esperar plenamente en el Señor.

El salmista aquí dice que su alma esperaba en Dios más que los centinelas de la mañana, ¿por qué? Porque él sabía que en Dios encontramos misericordia y redención abundante.

Confía en Dios, espera en Él, entrega todo lo que eres al Señor.

Lea nuestro artículo más reciente:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *