Guíame en el camino eterno

La Palabra del Señor es la que nos guía día tras día, nos ayuda a entender todas las cosas que vienen y que son difíciles en nuestras vidas. Por eso en medio de toda dificultad Dios nos da la sabiduría y el entendimiento para poder enfrentar la situación presentada.

Su Palabra debe estar incrustada en cada uno de nuestros corazones, es importante tener Su Palabra porque Él nos la dejó para que andemos por el camino correcto.

Dios siempre tiene el control de nuestro caminar, pero nosotros como hijos de Él y seguidores fieles, debemos tener en cuenta que debemos postrarnos bien delante de Dios y pedirle que nos ayude y que si nuestros caminos se llegan o se quieren torcer, Él nos ayude a enderezarlos.

El salmo 139 nos habla de lo maravilloso y piadoso que es Dios con nosotros, y que Él nos ayuda sin importar la situación que estemos pasando. Dios siempre está ahí para ayudarnos.

Nos encontramos con un versículo poderoso de un autor que siempre buscaba la forma de cómo humillarse delante de Dios, este hombre siempre tenía palabras de verdad, palabras de honra hacia Dios, ponía su majestad en alto, reconocía la gloria de Dios, hacía que todo pueblo, tribu y nación diera gloria y alabanza, que alabara la grandeza de Dios.

Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno

Salmos 139:24

El autor de este salmo habla de su caminar delante de Dios, siendo sincero delante de Dios, pues le pide ayuda a Dios para que si un día su camino se torciere. Él le ayudara a enderezarlo, que aparatara toda perversidad que se quisiera pasar por delante de Él.

Así, que, al igual que este hombre, vayamos delante de Dios, pidamos a Dios que si nuestros pensamientos o nuestros caminos se quieren desviar de la salvación, pidamos a Dios por ayuda y Él vendrá y en nuestro socorro.

Lea nuestro artículo más reciente:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *