Bienaventurados somos por cuanto padecemos por nuestro Señor

No desmayemos porque Cristo vendrá, pero no solo vendrá sino que tiene algo reservado para todos sus hijos, resistamos en el Señor pidamos fuerzas a Él, no miremos las cosas que el enemigo nos ofrece para que salgamos del propósito de Dios, y si alguno piensa que está desmayando, pida a Dios fuerzas para seguir de pie.

Somos más que bienaventurados por cuanto esperamos en Él, dando a entender que obedecemos al Padre y que sabemos que para Él hacernos libre, Él sufrió en la cruz del Calvario, fue crucificado y maltratado por amor para que un día reinemos con Él por los siglos de os siglos. Resistamos un poco más.

Recordemos que no estamos solos. El Señor dejó algo bien claro, fue que alguien nos acompañaría en nuestros momentos difíciles, cuando tengamos necesidad, cuando tendremos que agarrarnos bien para soltarnos de la roca eterna. No temamos porque su Espíritu Santo está con nosotros todos los días hasta el día del fin. Por eso somos bienaventurados.

Por Su Palabra sabemos que muchos han padecido por la causa de Cristo. Los discípulos son un claro ejemplo de personas que fueron maltratadas hasta la muerte por la causa de Cristo. Existen muchos otros ejemplos. Estos hombres llevaron el evangelio de salvación así como Cristo le había ordenado pero, ¿quieres saber lo más importante de todo? El Señor siempre estaba con ellos hasta el momento de su muerte.

El siguiente versículo bíblico nos da aliento para las peores situaciones que podamos imaginar:

Pues si vivimos, para el Señor vivimos;
y si morimos, para el Señor morimos. Así pues,
sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

Romanos 14:8

Busquemos a Dios día tras día sin importar que esto nos cueste la vida, pues, como acabamos de leer en el versículo anterior, ya sea que vivamos, es para Él que vivimos, y si morimos, para Él morimos, cualquier cosa que pase, somos del Señor.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *