Morando bajo la sombra del Omnipotente

Este artículo se basará en el muy conocido Salmo 91. A propósito, Charles Spurgeon alabó este Salmo de la siguiente manera:“En toda la colección no hay un Salmo más alentador, su tono es elevado y sostenido a través de éste, la fe está en su más alto apogeo, y habla noblemente”. Por otro lado, el escritor de este salmo permanece desconocido, algunos lo atribuyen a Moisés por cierto parecido con el salmo 90 y otros a David porque a veces parece la manera en la que se expresaba.

1 El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente.

2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.

Salmos 91:1-2

A veces como creyentes no conocemos lo que es realmente el abrigo de Altísimo, que Dios tiene un lugar reservado para sus hijos para esos momentos de tempestad, un lugar donde abunda la paz de Dios, y personajes como David, que lucharon mucho, que pasaron  por pruebas increíbles, saben verdaderamente lo que es morar bajo el abrigo del Altísimo y bajo su sombra.

Cuando estás pasando por un momento difícil, ¿dónde buscas refugio? ¿En el abrigo de Dios o en este mundo? Vamos amigo, no hay un mejor abrigo que el de Dios. Hagamos como dijo Spurgeon, que aunque no le podamos ver moraremos bajo las sombras de sus alas.

No hay mejor refugio que el de Dios, Él es bueno, y aunque muchas veces nuestro dolor no nos deje descifrar eso, el dolor también nos enseñará que Él es nuestra esperanza, el castillo donde nos refugiamos y de esa manera los dardos del enemigo no pueden llegar y que totalmente en Jesús está toda nuestra confianza.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

1 comment on “Morando bajo la sombra del Omnipotente

  1. Buen día!
    Lindo Salmo, perfecto mensaje para los días en los cuales estamos viviendo a nivel mundial.
    Hermanos tengamos presente que este problema de salud que estamos experimentando es un llamado muy claro de nuestro Dios a que regresemos a El, que cambiemos el curso de nuestras vidas, que las cosas que han sido prioridad en nuestras vidas NO lo son. Que debemos de poner nuestra atención a nuestra familia, prójimo, a la naturaleza y a todo lo que El creo y nos dio y que nosotros casi hemos destruido.
    Mi deseo y oración en este día es que abramos nuestros corazones a El y le reconozcamos como El único Dios, Rey de Reyes y Señor de Señores, El tiene el control de todo y que nos ama incondicionalmente.
    Feliz día! Alabado sea nuestro Dios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *