Diga el débil: Fuerte soy

Recuerdo una actividad en la que estuve hace varios años, la persona que estaba predicando dijo: “Si eres débil, este lugar no es para ti, te puedes ir”. Me indignaron mucho esas palabras, pues es demasiado arrogante ver cómo personas piensan que ellos son fuertes y que los demás son débiles.

Ser débil en el sentido espiritual posee una gran ventaja y es que esa debilidad nos lleva a no depender de nosotros mismos ni de nuestras propias fuerzas para la batalla, sino de las fuerzas de alguien mucho más superior: Jesucristo.

La Biblia dice:

Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy.

Joel 3:10

“Diga el débil: fuerte soy”, y claro, en el Señor somos fuertes, más que victoriosos, pero esto comienza reconociendo que somos débiles, que sin Dios siquiera podríamos levantarnos o hacer algo tan simple como tomar un vaso de agua,

Oh amado lector, somos débiles delante del Señor, necesitamos de Él, no podemos pensar que somos lo suficientemente sabios, lo suficientemente ricos o demasiados fuertes, debemos comprender que en cada una de nuestras facetas necesitamos de un Dios, el cual es fuerte y poderoso, que suple de fuerzas al que no tiene ningunas.  Ese Dios, que aún nosotros siendo débiles podemos ser fuertes en Cristo Jesús nuestro Redentor.

Nuestro último video

¿Pueden cantantes famosos recién convertidos tomar oportunidades de una vez?

3 comments on “Diga el débil: Fuerte soy

  1. Buen día!
    Contigo Señor podemos vencer las tentaciones de este mundo y alcanzar la salvación.
    Oro porque nuestra fe en nuestro Dios se incremente cada día y tengamos la plena confianza en nuestro Dios que nunca nos abandonará o desampara ya que El siempre ha cumplido, cumple y cumplirá sus promesas. Amén, Amén y Amén.
    Feliz día! Dios more en nuestros corazones y nos bendiga.

  2. Gracias Señor por cada mañana. Tú me levantas en mi debilidad. Me haces fuerte y valiente para dirigirme a lo que tú me llevas. No hay nada precioso q sentir tu presencia en mi vida. Te pido protección para mí y para toda mi familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *