Nosotros servimos a un Dios que nos extiende Su mano en nuestros peores momentos. Cuando caemos, es Él que nos sostiene. El Señor es Aquel que levanta a los oprimidos, pues así mismo lo dice la Biblia:

Sostiene Jehová a todos los que caen,
Y levanta a todos los oprimidos.

Salmos 145:14

Las manos de nuestro Dios siempre estarán ahí para levantarnos, sanarnos, proveernos y restaurarnos. En nuestros momentos de escasez sentiremos su mano amiga sobre nosotros para restaurar, para proveer, para los necesitados.

Esa mano amiga nos da nueva vida por el amor del Padre con nosotros, que en medio del llanto y el dolor nos rescata, nos levanta, nos transforma y nos salva. Por eso debemos poner nuestra mirada en Él, pues es nuestro pronto auxilio en medio de la tribulación, es quien nos ayuda y nos socorre.

Cercano está Jehová a todos los que le invocan,
A todos los que le invocan de veras.

Salmo 145:18

Si tú le invocas, Él no estará lejos, pero si le invocas de corazón. Dios no desampara a sus hijos, siempre está ahí para ayudarlos. Es por eso que te exhortamos a buscar su rostro mientras pueda ser hallado.

Por todo eso búscalo de corazón y humíllate ante su presencia. Es nuestra oración que procures la mano de nuestro Dios, para que pueda estar extendida hacia ti para levantarte cuando más lo necesites.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *