Si escuchamos la voz de Dios, nos irá bien, porque estamos poniendo caso a la voz que del que lo conoce todo, Aquel que siempre está atento a su Creación, aunque muchos no lo crean.

Nosotros no nos cuidamos solos, es Dios que en su infinita misericordia nos guarda y nos cuida de todo mal. Si la voz de Dios llega a nosotros, no la ignoremos, escuchemos atentamente lo que nos quiere decir.

La Palabra de Dios nos advierte de cosas que no nos imaginaríamos que pasarían, pues es Dios quien conoce el pasado, presente y futuro.

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace,
le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

Mateo 7:24

El versículo anterior es bien claro. Nos habla de obedecer los mandatos del Señor para que nos vaya bien. Dice el versículo anterior que el hombre sabio escucha la Palabra de Verdad y la pone en práctica, pues esa Palabra de Verdad es la roca, el fundamento, la zapata que lo va a sostener y no permitirá que caiga cuando lleguen las tempestades de la vida.

Por esta razón debemos actuar con sabiduría de lo alto, que cuando Dios nos hable no lo ignoremos, porque Él es Dios y conoce todo, y cuando Él dice algo es porque Él quiere librarnos. Creamos en Él, en Su Palabra que es fiele y verdadera, en nadie más podemos nosotros confiar sino en Dios.

Todo hombre que posee la sabiduría de lo alto, no será derribado, ni su casa, ni su familia, porque Dios lo ayudará, ya que ellos fueron atentos cuando Dios le habló.

No ignoremos la voz de Dios y nos irá bien, seremos apercibidos del mal. Veremos el mal y no nos tocará, porque escuchamos y prestamos atención al Dios que lo conoce todo.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *