Quizás digas que no tienes un talento, pero no es cierto, si estás en el redil, debes tener algún tipo de talento, algún don, algo que puedes compartir para hacer crecer la obra del Señor. Hay quienes tienen talentos pero no hacen nada con ellos, conociendo ellos que realmente tienen ese talento, porque es distinto una persona que no lo haya descubierto a otra que sabe que lo tiene y no lo usa para el Señor.

La Biblia nos habla de ambos comportamientos, del que hace algo con el talento y del que simplemente no hace nada. Al final, usted se preguntará a cuál de los dos pertenece:

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.

17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.

18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

Mateo:14-18

Los dueños de esclavos tenían por costumbre irse a un lugar lejano, pero antes de irse escogían algunos esclavos para tareas específicas para que las desarrollasen, puesto que era lo más inteligente en el momento. Es por ello que nos dice que un hombre se fue lejos y llamó a sus siervos y les entregó sus bienes, a uno dio cinco talentos, a otro dos, a otro uno, simplemente dio a cada uno según su capacidad. Pero vea algo, este hombre dejó esos talentos con un propósito real y era el de encontrar más.

La Biblia nos dice que de estos tres hombres solo dos hicieron negocios y multiplicaron sus talentos, pero el que había recibido un talento lo enterró y no hizo ningún tipo de negocios con él.

Fíjese algo, este es un buen cuadro para nosotros. ¿Cuál de estos tipos de personas eres tú? El Señor Jesús nos ha entregado talentos, ¿qué hacemos con ellos? ¿Los enterramos? El Señor nos da talentos y es para que hagamos crecer el reino de Dios sobre la tierra, para que lo multipliquemos.

Así respondió el hombre que se fue lejos al siervo que no hizo nada su talento:

28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 25:28-30

Pregúntate hoy en este mismo instante: Cuando Jesús venga, ¿encontrará algo que hice con mi talento o no encontrará nada?

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *