Como hijos del altísimo Dios grande y verdadero, no debemos temer a lo que quiera hacer el que está contra nosotros. No olvidemos que nuestro Dios está todo el tiempo con nosotros.

Donde quiera que estemos ahí está Él, para socorrernos y darnos fuerzas y esperanzas, para que nos sintamos seguros en sus caminos. Dios no se aleja de nosotros, Él permanece firme ante su palabra y promesa.

Donde quiera que te encuentras siéntete seguro porque Tu Dios no te abandona, Dios te ayuda a caminar por caminos de peligro y nada de lo que existe en aquella oscuridad te tocará, ni te hará caer en un hueco, porque Dios está contigo, en medio de la oscuridad será tu luz.

El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.

Salmos 91:1

Ante el Señor corren los demonios, alumbra la oscuridad con su luz y el mal se va porque ante Él todos temen y tiemblan. Su poder sobrepasa todo entendimiento, porque todo fue hecho por Él.

Al único que debemos temer es a Dios, Él es nuestro refugio y abrigo, bajo su sobra moramos para estar más que seguros bajo sus alas. Ahora bien, si no estamos en el camino correcto del Señor, todo lo que el maligno envía nos tocará, por no estar bajo su cobertura.

Bajo Sus alas se esconde hoy nuestra alma, ya no hay de qué temer, porque estamos seguros en nuestro Amado Señor, en este camino no andaremos con temor de nada.

Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;
Escudo y adarga es su verdad.

Salmos 91:4

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *