Oh, Señor a Ti damos la gloria y honra por Tu amor y gran misericordia con los huérfanos y gente que no se vale de sí misma. Tú eres su sustento y su socorro, el ayudador de ellos eres Tú mi Dios.

Hoy agradecemos que siempre estás pendiente de cada una de esas personas que, por el pecado del hombre han nacido de esa forma, y aún han quedado de repente ciegos, cojos, y otras otras dificultades, pero Tú Dios, te compadeces de ellos.

Dios hace como Él quiere y con el que Él quiere. Dios tiene misericordia, pero aquellos que no pueden valerse por sí mismos a veces son insultados y maltratados, la gente no les muestran amor, ni les ayudan cuando piden alimento. Esto no debe ser así, porque si Dios es misericordioso con los que puede valerse por sí mismos, entonces nosotros debemos mostrar ese mismo amor para aquellas personas que no pueden valerse por sí mismas.

Tú lo has visto; porque miras el trabajo y la vejación,
para dar la recompensa con tu mano;
A ti se acoge el desvalido;
Tú eres el amparo del huérfano.

Salmos 10:14

A veces vemos personas con discapacidad visual que quieren trabajar y tienen todos los ánimos del mundo para hacerlo, otros que no pueden caminar pero buscan la forma de moverse para poder trabajar, y cada una de estas personas logran ir hacia adelante, Dios le ayuda siempre y les da nueva fuerzas para que lo puedan lograr.

La recompensa de Dios para cada una de estas personas es grande por su valentía y su esfuerzo de trabajar. Dios les mira día tras día, desde los cielos Él está pendiente para glorificarse en gran manera.

Su recompensa es mayor ante todo. Creamos a Dios, Él es fiel y su misericordia es perfecta todos los días. Por eso demos gracias al Señor. Y como dice en la misma Biblia, que Él es nuestro amparo y fortaleza en medio de la tribulación. Dios siempre será nuestro único socorro.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *