Jesús, ejerciendo su ministerio, andaba por todos los lugares llevando su santa palabra, esto para que cada una de las personas que le seguían o que venían a Él.

A su alrededor tenia un sinnúmero de personas las cuales vivían acusándole y diciendo que los milagros que Él hacia eran falsos. Es por eso que les traemos este post titulado 7 milagros impactantes de Jesús.

1- La mujer del flujo de sangre

Todos hemos escuchado este milagro de la mujer del flujo de sangre, lo difícil que esta mujer pasó en su situación, ya que padecía de una enfermedad muy mala, la cual duró doce años padeciendo de ella, esta mujer era rechazada por los demás:

Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta,

vino temblando, y postrándose a sus pies,

le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado,

y cómo al instante había sido sanada.

Lucas 8:47

Le tocó y fue sanada por su grande fe.

2- El ciego Bartimeo

La Biblia registra que Jesús, saliendo de Jericó Él sus discípulos y una gran multitud, en el camino se encontraron con Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, que estaba sentado en el camino por donde Jesús iba a pasar. Él estaba mendigando, ya que la vida de un ciego era muy difícil.

Respondiendo Jesús, le dijo:

¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.

Marcos 10:51

Este hombre comenzó a llamar a Jesús diciendo: “¡Hijo de David, ten misericordia de mí!”. De inmediato Jesús le preguntó qué quería que hiciera con él, a lo que el ciego respondió “que recobre la vista”. Luego fue sanado.

3- Los 10 leprosos

Esta sí que muchos la conocemos y es que había diez hombres que estaban alejados de la ciudad porque estaban enfermos de lepras. Jesús, yendo a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea, y al entrar en una aldea salieron a su encuentro los diez leprosos, que fueron curados luego de ver al Maestro:

Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.

Lucas 17:14

4- La mujer encorvada

Un día de reposo, Jesús, estando en el templo, llegó una mujer que padecía durante dieciocho años de una joroba en su espalda y también fue curada:

Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo:

Mujer, quedas libre de tu enfermedad.

Lucas 13:12

5- La hija de Jairo

Pasando Jesús en una barca a la otra orilla, se encontró con Jairo. Este hombre era uno de los principales de la sinagoga. Jairo vino y se postró a los pies del Maestro y rogaba pidiendo a Jesús para que pusiera sus manos sobre su hija que estaba agonizando, para que sanara y siguiera viva.

Y tomando la mano de la niña, le dijo:

Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate.

Marcos 5:41

6- Resurrección de lázaro

La hermana de Lázaro fue a donde estaba Jesús y le dijo: “el que amas está enfermo”. Jesús respondió que esa enfermedad no era de muerte, pero cuando llegaron donde Lázaro, ya este había muerto. Lo impresionante es, que Jesús ya lo sabia. Cuando llegó vio que todos lloraban, pero Marta dudaba porque ya llevaba cuatro días muerto. Jesús llamó a Lázaro y este salió del sepulcro y todos se quedaron sorprendidos.

43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!

44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

Juan 11:43-44

7- Dos ciegos reciben la vista

Al salir Jesús de Jericó habían dos hombres en el camino que escucharon que Jesús pasaba por allí. Con Él iba una gran multitud. Estos dos hombres eran ciegos y las personas comenzaron a decirles que se callasen, pero ellos seguían clamando “¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros!”. Jesús se detuvo y esto fue lo que aconteció:

Ellos le dijeron: Señor, que sean abiertos nuestros ojos.

Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos,

y en seguida recibieron la vista; y le siguieron.

Mateo 20:33-34

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *