La exposición de la Palabra de Dios es de vital importancia para la congregación, ya que a través de la misma la iglesia puede ser muy bendecida. Pero, ¿sólo es ponerse de pie en el púlpito, abrir la Biblia y que Dios llene nuestros labios? No podemos caer en este error, debemos prepararnos en todo el sentido de la palabra antes de exhortar en el templo. Es por ello que el día de hoy vamos a hablar sobre algunos puntos a tomar en cuenta a la hora de preparar un sermón.

Realmente, el escuchar que nuestro nombre esté en el programa de la semana es una bendición enorme y si nos gusta la prédica, debemos sentirnos altamente privilegiados de poder hablar al pueblo de Dios. Pero, no basta con simplemente sentirnos privilegiados, pues como dijo Mark Denver: “Estamos enviando a los hermanos que sólo están motivados, pero no estamos enviando a los capacitados”.

Predicar va mucho más allá del grado de motivación que podamos tener, debemos prepararnos, debemos saber cómo preparar un sermón, para que luego de estar ahí frente a todos no nos pase que no sepamos qué decir o simplemente recorramos la Biblia entera y terminemos cansando a los demás.

Si fuésemos a sacar una lista de los pasos que debemos tomar en cuenta para preparar un sermón, lo primero es la oración, esa comunión con Dios, ya que nuestro discurso no es simple, es acerca de Dios, y esto necesita preparación espiritual. Lo segundo sería estudiar muy a fondo sobre el tema que deseamos exponer, estar acompañados de diccionarios bíblicos, de diferentes traducciones de la Biblia, buscar aquellas palabras que desconocemos, saber cuál fue la intención del autor a la hora de escribir dicho texto para así ser fieles al contexto bíblico.

Algo que también creo que les puede ser de mucha utilidad a la hora de hacer el bosquejo es lo siguiente:

Digamos que mi texto a exponer es Juan 3:16:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Podemos comenzar hablando de cuan famoso es este verso, de como hasta un niño con facilidad sabe sobre esta cita y a la vez hablarles de que aunque este verso para muchos se vea simple es una de las revelaciones más profundas de las Escrituras, de como es uno de los versos en la Biblia que tiene luz propia y de como podríamos pasar horas hablando sobre solo este verso.

Luego de que demos nuestra introducción, podemos dividir en puntos este verso:

1- “Porque de tal manera”: Aquí podemos hacer mucho énfasis en la frase “porque de tal manera”, ya que expresa el gran amor con el que Dios nos amó.

2- “Amó Dios al mundo”: Hablar de como nosotros siendo pecadores Dios nos amó.

3- “Ha dado a su único Hijo”: Hablar de como Dios entregó lo más valioso por nosotros, de como el amor de Dios sobrepasa todos los amores que puedan existir.

4- “Para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”: Hablar sobre el poderoso plan de salvación de Dios para la humanidad, de esa barrera que Cristo derribó en la cruz a través de su sacrificio.

También podemos incluir otros versículos que tengan que ver directamente con este contexto. Es mi costumbre siempre hacerlo, además de esto, a la hora de preparar un sermón siempre busco frases de diferentes autores, pero frases que tengan que ver con aquello que estoy exponiendo, siempre dando crédito al autor original, porque no es honesto decir algo que otro dijo como si fue uno mismo que lo dijo.

Por otro lado, también podemos mencionar alguna historia para hacer algún contraste con nuestra prédica y así lograr que la audiencia conecte más con lo que estamos expresando. El apóstol Pablo en una ocasión hizo esto en cierta ciudad llamada Atenas:

22 Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos;

23 porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.

24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,

25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.

26 Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación;

27 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.

28 Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.

Hechos 17:22-28

Nótese que Pablo predicó a los atenienses con muchas de sus propias frases para presentarles a Dios. Y de esa manera es bueno que hagamos contrastes en nuestras prédicas y también de esa manera logramos fluir mejor y despertar más rápido la mente del oyente.

¿Cómo concluir nuestro sermón? Yo suelo concluir por donde empecé, terminando de manera resumida mi sermón y con una oración. Luego de esto dar las gracias a la audiencia por haberme escuchado por el tiempo de mi prédica.

Recordemos algo, la predicación es algo muy importante y debemos hacerlo bien, ya que se trata de la Palabra de Dios y debemos estar preparados para tal responsabilidad. Espero que estas notas te hayan servido de algo y que Dios te ayude a crecer en el ministerio de la predicación de su Palabra.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *