Cuando hablamos de la lengua, más temas de la Biblia deben ser tocados obligatoriamente, como los chismes, murmuraciones, el amor al prójimo y nuestro real propósito como personas que servimos a Cristo.  Así que, nuestro propósito en este estudio es ser conformados más a la imagen de nuestro Señor Jesucristo.

Lo primero que tenemos que definir bien es el chisme como pecado y luego que sabemos que el chisme es un pecado, entenderemos cómo debemos tratar el chisme en nuestras iglesias. El chisme sin lugar a duda es algo muy destructivo y usted bien sabe que este ha destruido amistades, matrimonios, congregaciones y todo lo que se pueda cruzar por su camino, de manera que, no podemos tratar el chisme con flojera, ni tampoco verlo como algo con lo que la iglesia puede vivir normal, ¡no! Debemos luchar por sacarlo de raíz y de esta manera podremos tener iglesias que muestran más y más el amor de Dios.

¿Qué dice la Biblia sobre el chisme?

La palabra hebrea desde la cual se tradujo chisme, se refiere a una persona que revela los secretos.

Es increíble, pero la Biblia nos habla un sinnúmero de veces acerca de este mal y es importante que nosotros sepamos todo lo que nos dice la Biblia sobre el mismo, ya que de esa manera podemos ser más conscientes y así frenarnos o frenar a quienes quieren dejarse influenciar por el chisme.

Dios trata al chisme con mucha severidad

29 Se han llenado de toda clase de maldad, perversidad, avaricia y depravación. Están repletos de envidia, homicidios, disensiones, engaño y malicia. Son chismosos,

30 calumniadores, enemigos de Dios, insolentes, soberbios y arrogantes; se ingenian maldades; se rebelan contra sus padres;

31 son insensatos, desleales, insensibles, despiadados.

32 Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no solo siguen practicándolas, sino que incluso aprueban a quienes las practican.

Romanos 1:29-32

“Destruiré al que en secreto calumnia a su prójimo; no toleraré al de ojos altaneros y de corazón arrogante”.

Salmos 101:.5

“No andarás de calumniador entre tu pueblo; no harás nada contra la vida de tu prójimo; yo soy el SEÑOR”.

Levítico 19:16

Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Apocalipsis 21:8

¿Se da cuenta usted con la severidad que Dios trata este pecado? Recordemos que el pecado es pecado y que la Biblia claramente nos dice que la paga del pecado es la muerte, ¡No podemos tratar el pecado del chisme con tanta amabilidad en nuestras iglesias! ¡Debemos arrancarlo porque Dios aborrece este pecado!.

Todos sabemos que el chisme es sumamente malo

Aquel que hace algo, aun sabiendo que está mal y no hace ningún esfuerzo por cambiarlo es un tremendo necio, y se supone que nosotros como cuerpo de Cristo debemos desechar ese tipo de conducta, ya que nuestro propósito es ser como Cristo y para eso debemos guardar sus mandamientos.

26 Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados,

27 sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de UN FUEGO QUE HA DE CONSUMIR A LOS ADVERSARIOS.

Hebreos 10:26-27

Ahora, ya que tenemos una conciencia de lo peligroso y pecaminoso que es en realidad el chisme, de aquí se desprende lo siguiente.

Ahora que sé que el chisme es pecado, ¿Qué debo hacer?

Después que hemos recibido la verdad, ¿seguiremos pecando? ¿Seguiremos haciendo aquellas cosas que a Dios no les agradan? ¡De ninguna manera! Entonces, ahora que sabemos que el chisme es pecado y excesivamente peligroso, debemos aprender a cómo frenarlo y arrancarlo para que no siga dando sus frutos.

Recházalo, repréndelo, redirige

Este es el caso de que viene un hermano a donde ti a hablarte de otra persona, ¿Qué se supone que debes hacer? Se supone que lo primero que debemos hacer es rechazar tal acto, diciéndole al hermano que no está en lo correcto.

El chisme siempre va a empezar de una persona hablando de otra o uno mismo hablando de otra y es aquí donde debemos frenarlo y no dejar que se siga reproduciendo o echando raíces.

Recordemos que el chisme puede hasta destruir amistades:

El hombre perverso provoca contiendas, y el chismoso separa a los mejores amigos.

Proverbios 16:28

¿Cómo debe reaccionar un líder ante un hermano que viene a hablarle de otro?

Me encanta el comentario que hace un pastor sobre esto:

Por ejemplo, como pastor, alguien podría venir a mí y decirme: “Necesito hablar con usted sobre algo”. Por lo general respondo: “¿Algo o alguien?”. Si ellos responden “alguien”, entonces les digo: “¿Ya hablaste con ese ‘alguien’?”. Los redirecciono de vuelta. No quiero escuchar acerca de alguien si esa persona no lo ha escuchado primero.

¿Qué pasa cuándo un líder es chismoso?

Tengo muchos años trabajando en las redes sociales y a veces me pregunto: ¿Por qué tantas personas piden consejería en las redes sociales cuando ellos tienen sus iglesias locales? Es devastador, pero también es cierto cómo muchos hermanos en las iglesias no creen en sus líderes y por eso se sienten mejor consultando por las redes sociales, tal como pedir un consejo sobre su matrimonio, sobre algún tema bíblico, etc, entonces, ¿por qué sucede eso? Sencillo: “El chisme”. Muchos hermanos no se sienten en confianza de decir sus cosas personales en la iglesia porque no se maneja con discreción.

8 Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas;

9 que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia.

10 Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.

11 Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo.

1 Timoteo 3:8-11

Si persistimos en ser chismosos entonces demostramos que

No amamos a nuestro prójimo

Cuando somos chismosos y aún sabiendo lo que la Biblia dice sobre el mismo persistimos en seguir realizando tal práctica, entonces demostramos que no amamos a nuestro projimo como nos manda la Biblia y de esa manera tampoco amamos a Dios y terminamos quedando como una persona que viola el mandamiento más importante de la Biblia. Veamos:

36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Mateo 22:36-40

Por eso Santiago dijo:

Hermanos, no habléis mal los unos de los otros. El que habla mal de un hermano o juzga a su hermano, habla mal de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres cumplidor de la ley, sino juez {de ella.}

Santiago 4:11

Una persona que hable mal de su prójimo, ¿lo ama? ¿está demostrando el amor de Dios? ¡Pues claro que no! Mostrar el amor de Dios con nuestro prójimo es amarlo como a nosotros mismos, ayudarlo, levantarlo, no murmurar cuando vemos que ha cometido algún error, sino acercarnos a él con amor y mansedumbre, como aquel que tiene al Señor.

Pablo escribió sobre esto:

1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.

2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

Gálatas 6.1-2

Otro punto es, ¿cómo puedo decir que amo a Dios si murmuro en contra de sus hijos?

Juan escribió sobre esto diciendo::

20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?

1 Juan 4:20

De manera que, debemos ser cristianos con la capacidad de apartarnos del chisme, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos y de esta manera demostraremos que realmente amamos a Dios y que somos verdaderos creyentes que han sido lavados con la preciosa sangre de Cristo.

Es nuestra oración, que nuestras vidas puedan cambiar a través de la poderosa e inerrante Palabra de Dios.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 1 Comment

  1. Cierto muy cierto. Gracias por tan Bonita reflexion. Yo cuando alguien empieza Hablar de Otra Persona No lo Soporto. Y como es tan Difícil Hablra con la gente necia. Solo me retiro. Dios Con ustedes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *