Dios nos ama, esta es una verdad absoluta que debemos comprender, prácticamente algo básico en el cristianismo es saber que Dios nos ama, que nos amó tanto, hasta el punto de entregar a su único Hijo en la cruz del calvario para librarnos del pecado y del infierno. Nadie ha tenido mayor amor por nosotros que el mismo Dios y nadie tiene más cuidado de nosotros que el mismo Dios. Así que, si alguna vez has pensado que Dios no te ama, debes cambiar de parecer y entender el gran amor con el que Dios nos ha amado.

El apóstol Pablo escribió a los efesios sobre ese amor que excede todo conocimiento, el cual es el amor de Dios:

20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,

21 a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.

Efesios 3: 20-21

Independientemente de que pasemos pruebas, dificultades, hambre, dolor, de que estemos pasando problemas tan fuertes que no sepamos qué hacer con nuestras vidas. Independientemente de todo eso, cuando oramos, cuando clamamos al Señor, debemos hacerlo con fe y sabiendo que Dios nos ama, y que al mismo tiempo el es tan poderoso que puede darnos mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos.

Amados hermanos, no desmayemos, levantemos las manos caídas y doblemos las rodillas paralizadas, y demos gloria a Jesucristo por su amor indescifrable con el que nos ha amado.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *