El libro de Lucas nos habla de una linda historia la cual fue un momento agradable para todos aquellos que se encontraban alrededor del Maestro y para aquellos que estaban limpiando sus redes, ya que habían salido porque no habían pescado nada.

Pero aquí llega el momento más importante, y fue lo que pasó aquel día con esos pecadores que acababan de salir tristes del mar. Esto fue debido a que no pudieron conseguir nada ni pescar, y estaban turbados por eso.

Llegando Jesús a aquel lugar les vio limpiando las redes preocupados y se subió en las barcas, desde allí el enseñaba a todos los que les rodeaban acerca de su Palabra. Luego Jesús le dijo a Simón que se alejase un poco de la tierra.

Respondiendo Simón, le dijo:

Maestro, toda la noche hemos estado trabajando,

y nada hemos pescado;

mas en tu palabra echaré la red.

Lucas 5:5

Aquí podemos ver que desde el principio el Maestro sabía lo que hacía, pero también observamos que aquellos hombres no tenían fe. Pero Simón se alentó y dijo que entraría y echaría la red en el nombre de Jesús.

La Biblia nos dice, que este hombre y sus compañeros entraron mar adentro, y después que estaban en el punto correcto echaron su red. Estos hombres confiaron en el Señor y fueron bendecidos grandemente.

Y habiéndolo hecho,

encerraron gran cantidad de peces,

y su red se rompía.

Lucas 5:6

Simón confió en Dios y fue bendecido él y sus compañeros grandemente, así que es bueno confiar en el Señor todo el tiempo, si el Maestro te dice que eches la red, confía y serás bendecido, así como estos hombres fueron pescadores de esa gran bendición.

Dios conoce tu momento, y tus dificultades, cree en Él y serás más que un pescador de bendiciones.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido