Cuando nos enojamos contra un hermano, es posible que lleguemos hasta ofenderlo. En el caso de que sea un hermano que nos ofenda ¿qué debemos hacer?. Debemos llamarle con un espíritu, humildad y mansedumbre.

Oísteis que fue dicho a los antiguos:

No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio.

Mateo 5:21

Para introducir el tema del enojo, Jesús menciona que en la antigüedad cualquiera que cometiera homicidio sería culpable de juicio. Pero más adelante nos enseña que podemos acarrear juicio sin llegar a cometer homicidio:

Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano,

será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio,

a su hermano, será culpable ante el concilio;

y cualquiera que le diga: Fatuo,

quedará expuesto al infierno de fuego.

Mateo 5:22

No actuemos como los impíos, que solo buscan la forma de ofender a sus hermanos y buscan cada día hacerle daño a todo los que están a su alrededor. Por eso es bueno que no ofendamos a nuestros hermanos, y si vemos que de ellos salen palabras que no son agradables antes Dios, busquemos la forma de corregir su forma de expresión, con amor, y humildad.

This article has 5 Comments

  1. Grandes Palabras de Vida son las del Señor, todas las Escrituras son un relato Perfecto, eran válidas antes, lo son ahora y lo serán por siempre como el Señor mismo nos dice ya que es más que historia como la entendemos hoy en día, es Palabra de Dios.
    Amén Jesús

  2. Palabras dulces,palabras del Señor. Nuestros hermanos son hijos de Dios con o sin conocimiento de las Santas Escrituras. Debemos amarles y cuidarles. Asi podremos muestrarlos el Camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *