La Biblia nos habla mucho sobre el amor, sobre amarnos los unos a los otros y presenta el amor como la parte más importante. Jesús nos enseñó cómo se ama de verdad, ya que el amor de Él fue sin barreras, fue llevado a morir a una cruz, soportó el vituperio y todo por amor a nosotros, por eso Juan dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito para que todo aquel que en el cree no se pierda más tenga vida eterna (Juan 3:16).”

1 Juan 3:16-18 dice:

16 En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.

17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?

18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

Juan prácticamente está diciendo que el amor de Dios trata de que Cristo dio su vida por nosotros y que nosotros debemos ser practicantes de esto poniendo nuestras vidas por nuestros hermanos. Recordemos bien a la iglesia primitiva, el libro de los Hechos de los apóstoles destaca que ellos tenían todo en común, que estaban unánimes juntos, es decir, el dolor del uno era el dolor del otro, la necesidad de uno era la necesidad del otro, ellos sí tenían la muestra de lo que era el amor genuino en Cristo Jesús.

La Biblia también nos dice que el verdadero amor no busca lo suyo propio, sino que todo lo sufre, todo lo soporta, todo lo espera, el amor tampoco es vencido de lo malo y el amor es lo más grande que pueda existir y muchas veces como tal ni siquiera lo podemos definir, pero de algo sí podemos estar seguros y es que la más grande muestra de amor se llama Jesucristo, su sacrificio en la cruz, amándonos sin límites, muriendo por pecadores que merecíamos el infierno y aun así Él decidió amarnos con su eterno amor.

Amémonos los unos a los otros en el amor del Señor y de esta manera demostrémosle al mundo el amor de Dios.

This article has 1 Comment

  1. No cabe duda que DIOS es Amor, por Él cada vivimos.
    Os pedimos Dios Todopoderoso que nos ayudes a amaros debidamente, dejar el pecado y confiar en Vos.
    Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *