Nuestro padre celestial es bueno, y Jesucristo nos pone un gran ejemplo sobre esto en el momento que habla sobre que ningún padre que su hijo le pida algo le da una piedra, cuánto más nuestro Padre celestial. Queridos amigos, servimos a un Dios bueno, un Dios que hace descender la lluvia sobre el bueno y el malo, que hace que la tierra de su fruto sobre todos, nuestro Dios no mira nuestra condición para bendecirnos, me refiero, no tenemos que ser buenos para recibir la bendición de Dios, porque de así ser nadie sería bendecido en este mundo, puesto que bueno solo hay uno y es nuestro amado Creador.

Muchos pasajes de la Biblia nos dicen que tenemos que acercarnos confiadamente a Dios y si pedimos bajo su voluntad, Él nos dará lo que queremos. La Biblia dice que todo lo que pidiéremos nos será dado, pero tenemos que cuidarnos de pedir mal, pues, Santiago le dice a la iglesia que ellos pedían y no recibían porque pedían mal. Por esto es bueno que conozcamos cuál es la voluntad de Dios, la cual es perfecta y buena.

Juan dijo en su primera carta:

21 Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios;

22 y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.

23 Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.

1 Juan 3:21-23

Esta confianza que tenemos en Dios no puede ser superficial, tenemos que perseverar en sus mandamientos, en la gracia que se nos ha sido dada, hacer las cosas que son agradables delante de Él, amar a nuestro prójimo, y de esta manera Dios contesta nuestras peticiones, porque todo aquel que anda en sus mandamientos, que vive una vida consagrada a Dios pide bajo su voluntad.

Otra cosa que debemos tener muy en cuenta es mantener esa chispa de creencia en Jesucristo, creer con todo nuestro corazón que Dios le ha levantado de los muertos y que un día viene por su amada iglesia y seremos levantados juntamente con Él.

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *