El amor de Dios es maravilloso. Es bueno que conozcamos que, si su amor no está en nosotros, entonces no podemos amar a nuestro prójimo, como nos manda las Sagradas Escrituras.

 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

1 Juan 4:8

Es notable la falta de amor que hay en las personas en estos últimos tiempos, y esto es debido a que las personas no buscan al Dios de amor. Cuando conoces el amor, estás conociendo al Creador de todo.

Vemos todo lo que está pasando con las personas, y es que estas no tienen amor ni tienen compasión por los demás, satanás busca la forma de como destruir a las personas, haciéndoles creer que están bien, y haciéndoles creer que haciendo el mal están en lo correcto.

La misma Biblia dice que por haberse multiplicado la maldad de los hombres, el amor de muchos se iba a enfriar, esto es a causa de la desobediencia de los hombres.

El hombre no ha querido entender que Dios es amor y que sin Él nada puede ser posible, pero algo que sí creo que, si nos entregamos a Él, entonces estaremos recibiendo un espíritu de humildad.

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros,

en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

1 Juan 4:9

La humanidad está totalmente ciega, esto pasa por su comportamiento, por no escuchar la voz de Dios, y estas son aquellas palabras que Él nos dejó escrita a través de su Santa Palabra.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios,

sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

1 Juan 4:10-11

Recordemos que la Palabra de Dios es clara y verdadera, que son inspiradas por Él para que nosotros la estudiemos y que conozcamos que él es un Dios de amor, y que su palabra dice: que Él nos amó primero.

Él envió a su hijo para que muriera por toda la humanidad, para que nosotros podamos alcanzar la vida eterna, si Dios no nos hubiese amado, entonces Él no nos mandaría al hijo para que muriera por nosotros.

Nosotros tenemos que tener algo en claro, es que debemos amar a nuestro prójimo como nos manda la Palabra del Señor, mandándonos a que, así como Dios nos ha amado, nos manda que amos también a los demás.

Es importante reconocer que Dios es amor, y que si no tenemos a Dios entonces nunca vamos a tener ese amor que es capaz de amar a todo aquel que nos queda a nuestro alrededor.

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *