Cuando estamos pasando por momentos difíciles o incómodos tendemos a hacer oraciones de reprensión contra satanás y sus demonios y a veces hasta vemos que nada de esto nos sirve y nos hundimos más en la aflicción y los problemas. Creo que la Biblia es nuestro manual por excelencia y de este manual tenemos mucho por aprender cada día.

Santiago dijo en su carta:

7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.

10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

Santiago 4: 7-10

¿Estás luchando contra el maligno? Pues todos los que somos cristianos luchamos contra el maligno, la misma Biblia nos señala que no tenemos guerra contra carne ni sangre, sino contra principados y huestes de maldad y esto hace que nuestra lucha aún sea más fuerte, puesto que nos enfrentamos con un mundo físico y otro espiritual, el cual es mucho más difícil aún.

Pero, ¿qué debemos hacer para pelear esta batalla espiritual? Solo tenemos que hacer lo que se supone que todo cristiano hace: “someterse a Dios”, y la forma de nosotros someternos a Dios es guardado su palabra y de esta forma resistimos a satanás y tiene que huir de nosotros.

¿Estás sumamente presionado por satanás? Tranquilo amigo, esto es algo que tenemos que pasar, pues él anda como león rugiente buscando a quién devorar, pero sin importar sus artimañas debemos recordar lo que el mismo Santiago dice más adelante: “Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza”. Esta promesa debe darnos suficiente esperanza.

Solo nos resta humillarnos cada día delante de Dios y cuando llegue aquel día Él nos exaltará.

This article has 3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *