Hay momentos los cuales nos llega el desaliento a nuestro espíritu y no sentimos que Dios no está con nosotros, pero no es así, sino que debemos creer cada día de que Él está a nuestro alrededor, y que cuidará y nos protegerá en cualquier situación que nos encontremos, como dice en su Palabra en el libro de los Salmos:

Jehová es mi pastor salmos 23:2,3,4

Jehová es mi pastor; nada me faltará.

En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.

Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

 Aunque ande en valle de sombra de muerte,

No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;

Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Cuando lleguen dificultades a tu vida siempre es bueno que pienses en aquel que te escogió y te dijo que venga con toda tus cargas y te hará descansar, porque si Él te llamó fortalecerá y te cuidará en cualquier momento que te encuentres.

También podemos ver una cita bíblica que Jesús dijo cuando iba a partir de esta tierra.

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

Juan 14:16

Aquí Juan nos explica, como Jesús nos dice que se va pero que no nos dejaría solo, sino que enviaría al Consolador para que  estuviera con nosotros siempre. Es bueno que tengamos pendiente que el Espíritu Santo estaría con nosotros en todo momento, en angustia, hambre, pestilencia, desnudez, y debilidad.

Cuando estemos pasando este tipo de proceso, no debemos desmayar porque el Espíritu Santo estará con nosotros siempre porque siempre confortará nuestro espíritu, y estará con nosotros hasta el fin del mundo.

Aquí les dejo este versículo bíblico para que cada día reflexionemos en cuanto a todo lo que nosotros pasamos en nuestro diario vivir, y que tengamos presente que Jesús es nuestro Buen pastor, y que seguirá siendo nuestro buen pastor, que aunque nosotros estemos andando en valle de sombra de muerte no temeré por que el estará con nosotros siempre.

Pero alégrense todos los que en ti confían;
Den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes;
En ti se regocijen los que aman tu nombre.

Salmos 5:11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *