Obviamente has escuchado o leído sobre Abraham, el “padre de la fe”, el hombre que le creyó a Dios sobre todas las cosas y que anduvo con Él todos los días de su vida. Abraham está muerto físicamente, pero luego de tantos años después de su muerte, sigue siendo ejemplo para la iglesia de Jesucristo. Cuando leemos su historia nos parece algo increíble y hasta nos damos cuenta por qué se le llama el padre de la fe.

La Biblia nos comienza a hablar de Abraham el libro de Génesis capítulo 11, y casi bruscamente nos dice en el capítulo 12:1-3

Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

Veamos, lo primero es que Dios le está diciendo a Abraham que se vaya del lugar donde él habitaba, que deje su padre y que vaya a la tierra que Él le mostraría. La historia de este hombre no solo es bonita, sino que es sorprendente. Pregunto: ¿Qué harías si Dios te dice que dejes todo lo que tienes para caminar hacia un lugar que ni siquiera conoces? Bueno, quizá muchos dirían que tienen la cabeza mala ese día, mas aquí está el detalle, Abraham no pensó que estaba mal de la cabeza, simplemente Dios habló y él se sometió. Creo que esto nos crea un mayor entendimiento de por qué se le llama el padre de la fe.

Lo siguiente es que las promesas que Dios le hizo a Abraham fueron increíbles: 1- Haré de ti una nación grande, 2- Te bendeciré, 3- Engrandeceré tu nombre y la más importante de todas: 4- En ti serán benditas todas las familias de la tierra. Eran promesas increíbles y quien las estaba prometiendo no era un hombre, sino el mismo Dios.

En el verso cuatro Abraham inmediatamente cumple la acción:

Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.(Génesis 12:4)

Podemos imitar de la fe de Abraham, ¿qué podemos imitar? Podemos imitar el confiar en las promesas de Dios sobre todas las cosas, creer que Él hará aun cuando no vemos ningún tipo de esperanza en nuestra condición. El verdadero acto de fe no es cuando tenemos todo fácil, más bien, es cuando todo está difícil y aun así permanecemos creyendo en Dios.

Les invito a que la fe nunca se les debilite, pues hemos creído en un Dios que siempre cumple sus promesas, que es santo y que nunca miente. Esa esperanza nunca nos avergonzará. ¡Creamos en Dios con una fe exagerada!

Nuestro último video

Oración de la mañana para antes de salir a trabajar

This article has 7 Comments

  1. Que grande y maravilloso es leer tu palabra y eres tu amado Dios rey de reyes señor de señores tu eres el Dios de lo inusual de lo imposible el Dios de lo sobre natural Gracias amado padre por tu palabra por tus caminos tu promesa. Sin ti mi vida no tiene sentido gracias gracias amado padre. Porque cada día qué pasa necesito más y más de ti. Gracias a los que hacen posible este chat que Dios los siga usando para llevar este mensaje a muchas otras personas que es un refrigerio para nuestro corazón.

  2. Dios es amor. Me amó primero. A ti mi Señor sea la gloria. Te pido perdón por mis pecados q Tú perdonas. Hazme de nuevo. Q sea un brillante q pules Con tus Santas Manos a diario. Bendiciones mi Rey.

  3. AMÉN DTB BENDITO DIOS GRACIAS POR ESA FE PUEDO ENTENDER LO BUENO Y LO MALO TODO TIENE UN POR QUE SE HACE LAS COSAS Y SIN TU AYUDA SOLA NO PUEDO ERES MI CONSUELO SEGUIR ORANDO PARA QUIENES QUIEREN BUSCARTE Y PUEDAN ENTENDER LA SANTA PALABRA ALELUYA!!! DTB

  4. Todas las promesas de nuestro Señor han sido cumplidas, es por ello debemos confiar en El y nunca dudar de lo que puede hacer por nosotros.
    Feliz tarde! Dios nos bendiga y esté con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *