Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Hoy en día nos encontramos con gran cantidad de personas que no creen que Jesús puede libertar de cualquier enfermedad, pero si nos vamos a unos cuantos versos de la Biblia encontraremos un sin número de milagros que Jesús hizo.

Al salir ellos de Jericó, le seguía una gran multitud.

Y dos ciegos que estaban sentados junto al camino, cuando oyeron que Jesús pasaba, clamaron, diciendo: !!Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros!

Y la gente les reprendió para que callasen; pero ellos clamaban más, diciendo: !!Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros!

Y deteniéndose Jesús, los llamó, y les dijo: ¿Qué queréis que os haga?

Ellos le dijeron: Señor, que sean abiertos nuestros ojos.

Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y en seguida recibieron la vista; y le siguieron.

Mateo 20:29-34

Aquí nos explica el libro de mateo, que cuando Jesús salió de Jericó, le seguía una gran multitud. Dice que dos ciegos estaban sentados en el camino, y que cuando escucharon que Jesús estaba pasando por el camino, ellos a gran voz, comenzaron a gritar el nombre de Jesús, ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Y no Cesaron de decir, ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Dando a entender que ellos sabían que Jesús era el libertador, era quien podía sanarlos de su ceguera.

Estos dos ciegos no cesaban de llamar a Jesús, y cuando supieron que Jesús se detuvo para escucharlos, entonces callaron. Y deteniéndose Jesús, los llamo, y les dijo: ¿Qué queréis que os haga? entonces ellos dijeron Señor, que sean abiertos nuestros ojos. Entonces Jesús, complacido les tocó los ojos, y dice que enseguida ellos recibieron la vista.

Pero si seguimos leyendo más abajo dice: Que ellos le siguieron, después que sus ojos fueron abiertos. Aquí podemos ver que estos ciegos tenían una gran necesidad, y era que sus ojos fueran abiertos por Jesús. Pero nos detengamos ahí, Si no que aquellos hombres tuvieron fe y creyeron, que aquel hombre llamado Jesús, los podía sanar de su enfermedad.

Lo importante que podemos ver de estos hombres fue que ellos siguieron a Jesús, no se quedaron en el lugar, sino querían seguir a lado de Jesús, por que ellos vieron que estando con Jesús podían seguir teniendo paz en su alma.

Y estas señales que Jesús hizo nos ayudan cada día a seguir confiando en Él, también seguir aumentando nuestra fe en el Señor. Por que es bueno que siempre confiemos, que el Señor lo puede todo y que nada es imposible para Él, estos dos ciegos nunca pensaron que ese día recibirían la vista, pero Jesús llegó a sus vida ese día, y a estos hombres la vida les cambió del tal manera que siguieron a Jesús.

Estos hombres no fueron como aquellos diez leprosos, que siendo sanados, solo uno se devolvió a dar Gloria a Dios, mas los otros nueve que recibieron el milagro, no dieron gloria a Dios.

Es bueno ser agradecidos de Dios, no por que recibamos un milagro, sino que demos gracias a Dios por todas las cosas buena y malas que puedan venir a nuestras vidas.

También podría interesarte:

Posted in

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *