Hay de aquellos versículos en la Biblia que poseen luz propia, en el sentido que no hay que recorrer toda la Biblia para poder entenderlos, pues, ciertamente hay muchos versos que son difíciles de entender y no se pueden interpretar por si solos, sino que hay que estudiar el contexto para ser fieles a lo que el autor ha querido decir.

Hay un verso en la Biblia que parece estar entre los más citados de nuestro siglo, el cual es Juan 3:16, también otros textos, como Filipenses 4:13, Salmo 23, Salmo 91, entre otros, parecen ser los más mencionados en nuestros tiempos. Pero también es muy cierto, que muchas veces los interpretamos de manera superflua, y no le damos el significado verdadero que le dio el autor en su momento. Pero con Juan 3:16 no sucede esto, casi todo el mundo entiende lo que quiere decir el verso, aunque quizá hayan unas que otras cosas que se nos escapen.

En Juan 3:16 se resume todo el amor de Dios por la humanidad, porque en sus cortas palabras nos da un gran detalle del <<amor>> que sintió el Padre por el <<mundo>>.

Este grandioso verso dice:

Porque de tal manera <<amó>> Dios al <<mundo>>, que ha <<dado>> a su <<Hijo unigénito>>, para que todo aquel que en él <<cree>>, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Lo primero es que Dios amó el mundo, demostrando un amor que rompió todas las barreras en la humanidad. Nunca otra persona sintió tanto amor por la raza humana, en cambio, Dios demostró su amor hacia la humanidad dando o entregando lo más valioso que podía ofrecer: “Su único Hijo”. Nosotros éramos culpables de grandes pecados, habíamos desobedecido la ley divina y esa comunión que teníamos con Dios se rompió. Pero Dios, nos amó tanto tanto que no dejó las cosas así, sino que proveyó un sacrificio perfecto para satisfacer su justicia.

El texto no dice que Dios vendió o que nos dio algo que nosotros merecíamos, es todo lo contrario, Dios nos dio algo que no merecíamos en lo más mínimo, y se esmeró tanto que nos dio lo más valioso. ¿Acaso esto no es increíble? Dios en su eterna gracia nos bendijo con su mayor bendición: “Nos dio su único hijo”.

Y Dios nos dio a su Hijo y todo aquel que en Él cree será salvo. En esto no hay duda, a través de la muerte de Cristo en la cruz, Dios nos dio el regalo de la vida eterna y eso nos hace estar seguros en esa promesa. Dios no es como ciertos hombres que hacen promesas que nunca pueden cumplir. Su Palabra es segura y esto nos brinda una paz que sobrepasa todo entendimiento.

En último lugar, Dios nos ha dado la vida eterna para que no nos perdamos en el infierno, para que no pasemos eternidad de eternidades sufriendo en el infierno. El amor del Padre por la humanidad es el más grande amor. Simplemente no tiene con qué compararse. Muchas personas han querido comparar el amor de una madre con el de Dios, pero no, el amor de Dios es incomparable e inigualable.

Compártelo:

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *