En este mundo, muchos hombres han sido recordados a través de todos los siglos, ya sea por un invento, por un libro, o por cualquier tipo de legado que hayan dejado. Sin embargo, ninguno de ellos ha sido perfecto, todos han sido simples hombres con grandes virtudes, pero en el caso de nuestro Señor Jesucristo, Él ha sido un gran hombre, con virtudes que ningún otro ha tenido jamás.

Muchas personas viven con la excusa de que no quieren visitar una iglesia porque el pastor es tan pecador como ellos. Siempre están desilusionados con el cristianismo actual, donde ven que ocurre todo tipo de cosas que nunca pensaron que podían suceder dentro de una iglesia.

En cierto modo, muchos han llegado a pensar: “La religión nos ha fallado”. Y ven toda clase de imperfecciones, no solamente en la religión, sino en la ciencia, en el presidente, ¡en todo!.

Es cierto que el hombre posee todo tipo de imperfecciones, entre ellas, las que son más notables son: No perdonar, hacer el mal a su prójimo, mentir, entre muchas otras. Sin embargo, ¿Sabías que existe una persona que caminó en este mundo y no tuvo ninguna de esas imperfecciones siquiera por un momento? Su nombre es Jesús, y aunque hayas sufrido muchas desilusiones en la vida quiero mostrarte las cualidades de este ser tan perfecto:

Tiene misericordia de quien no la merece

Jesús vino a morir por los pecados de toda la humanidad (Juan 3:16). Pero no solo murió por la humanidad, si no que mostró la misericordia, la clemencia más grande que jamás otro hombre pudo tener.

En primer lugar, debemos considerar esto: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. (Juan 1:11) Él vino a morir por la humanidad, y en vez de recibirlo lo desecharon. Experimentó el dolor más severo, y todo por el gran amor que nos tuvo y aún nos tiene.

¿Crees que haya otro hombre capaz de tener tanta misericordia? Evidentemente la respuesta es no, pero existe un hombre llamado Jesucristo, que fue capaz de tener una misericordia tan amplia, como lo es morir por aquellos que le aborrecen.

En el momento final, en el cual su cuerpo ya estaba lleno de golpes, donde físicamente ya no podía más, mientras todos se gozaban viendo la muerte del unigénito de Dios, nuestro amado Señor pronunció las siguientes palabras:

Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.

Lucas 23:24

Jesús no tiene un solo error

Esta es la mejor noticia para nosotros.  A pesar de que Jesús vino como hombre, como un humano al cien por ciento, mantuvo la integridad más grande que se puede tener. La Biblia nos habla de que no se halló pecado en Él.

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Hebreos 4:15

Quizá vivas frustrado con tantas imperfecciones que has visto en ti mismo, en el pastor o en cualquier otra persona. Sin embargo, existe alguien que se llama Jesús, el cual no tiene una sola imperfección. Él es el ser más admirable que alguna vez haya cruzado la madre naturaleza.

Él es sumamente perfecto, nunca falla, nunca ha dado mal testimonio. Te invito a conocerlo más de cerca y te aseguro que Él no te traicionará.

Jesús nos hace promesas y las cumple

Es natural ver que mayoría de los políticos hacen promesas y no las cumplen. Por otro lado, quizá te ha pasado que has amado mucho a una persona y esa persona termina yéndose, aún habiéndote prometido que permanecería contigo toda una vida.

A diferencia de todas estas personas, Jesús nunca nos abandona y siempre cumple sus promesas.

Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Mateo 28:20

Jesús ha prometido estar con nosotros todos los días de nuestras vidas y te doy por seguro que esa promesa no falla, porque fiel es el que ha prometido.

Podemos confiar en Jesús porque es el único que nos da palabras seguras:

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

2 Pedro 1:19

¿Te das cuenta? Estas son solamente tres grandes cualidades de las miles que posee nuestro gran Señor Jesucristo. Si estás decepcionado por causa de los demás, quiero decirte a través de este artículo que el hombre vive luchando con el pecado y nunca logra ser perfecto. Pero si pones tu mirada en Jesús, verás toda su hermosura, toda su sinceridad y honestidad, todo su amor con el que nos ha amado. Agárrate de Él y te aseguro que no serás decepcionado.

Para finalizar, te dejo con este versículo:

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Hebreos 12:2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *